Cinque Terre

Arouet

“Virgen de medianoche”

Ah, qué bien se siente andar en este mercado de San Camilito en Garibaldi, más aún cuando aquí mismo me torcieron por camello y me fui directo a Cananea; ahí estuve un güato. Sí, de que me apañaron fue hace más de 35 años, con decirles que aquí en frente todavía estaban los edificios que se cayeron por el temblor, y todavía en el Bombay iban a raspar la suela los mejores con la Santanera, hasta la Changa tocó ahí, con eso les digo todo; uy, por cierto, chingo a mi madre sino la mismísima Wanda Seux bailó conmigo, estaba bien buena, era de esas flaquitas a las que les resbala bien bonito. Qué tiempos aquellos, neta, esa cancioncita del Perfume de Gardenias o la otra de “luces de Nueva York”, me latían un buen, pero “Falsaria era” la más chida:

Cuan falso fue tu amor,
me has engañado
El sentimiento aquel,
era fingido…
Con qué te vendes, eh
Noticia grata.

Clávense: “falsaria, así eres tú, como la falsa moneda”; yo abrazaba así a la Silvia, que no es por presumir pero tenía sus formas bien hechecitas, así redonditas, redonditas y su carita de ángel con unos ojos negros grandotes; pinche vieja le dábamos bien a la chancla mientras no llegara algún cliente porque primero estaba el chivo, eso era de sincho, y además porque Silvia se discutía para la mota o mis zapatos boleados, cómo iba a ser desconsiderado con ella si además le gustaba que yo anduviera bien ajuareado, acá con mis pantos de terlenca acampanados y la lima bien planchada embadurnada de pachuli. Yo no era carita, lo que sea de cada quien, pero bañadito y acá con mi pelo bien acicalado sí daba el charolazo, por ésta. (No mamen, cómo pasa el tiempo, ahora ni tengo pelo y por eso me dicen el Sobarino, no el Solovino eh, no mamen, no se confundan, eso es cosa de pinches perros y yo ahí sí nel, no se pasen de fabian)

Chale, neta cómo han cambiado las cosas aquí en el Callejón de la Amargura, ya no está la fuente ni los macetones ni la vecindad donde doña Rebeca se lucía con las enchiladas y ni se diga la panza para la cruz de mi parroquia que era cosa de bien seguido, no manchen. Y lo mismo en mi escuela Luis Murillo de acá en la calle de Incas 7, toda descolorida, aparte de que, neta ya no hay moral, ahora hay un edificio como de putas y de puro pinche malandrín. Yo hice la primaria ahí y siento gacho verla así. Pero de lo que más siento gacho es que no sé hacer nada; ya ni siquiera puedo vender perico porque los coreanos tienen ocupado el mercado y me rompen la madre si tantito me paso de verga, y yo trabajarle a Takeshi y Koji, paso. La Silvia se quebró (de eso mejor ni hablo) y mis cuates están muertos o se fueron a los Estados Unidos; de mesero con el Pomponio está muy cabrón porque se ve que apenas puede solo, el Rúl es un güey bien correctito, con decirles que vive en la Del Valle; ese carnal sí es aquel, un profesor de educación física de los buenos, y no es de compas que ahora yo vaya a pedirle chiche; me han dicho que el Oruga es un parado de culo porque tiene una revista y no me voy a exponer a que me haga una mamada porque yo sí le parto su madre.

Qué pinches raras están las cosas ahora, ya no le puedes dar sus quedos a tu vieja porque te la arman de clamor, ni decirle putos a los putos porque no sé qué madres con la homofilia o algo así y nada más dile a una vieja que “ay qué chulas nalguitas tienes muchachita” porque te cae la de asar carnes. Ya me lo habían dicho en el reclu pero no creí que fuera tan gacho, esto está cabrón, lo chido es que a mis 56 años ya de padrote no la levanto. Mientras veo qué hacer estaré de ratón de biclas un rato para venderlas en Tepis o a ver. Lo que sí sé es que debo ir con mi tía Martha allá en la Guerrero donde me presta un cuarto de su chante, a pedirle un varo para ir a la Obrera y recordar aquellos tiempos con mi Silvia y el Dany boy y su voz que yo susurraba en las mejillas de mi chica: inciensooo de besos te doy, escuchaaa mi rezo de amooor. Hasta se me enchina el cuero, me cae de madre:

Virgen de media noche
Cubre tu desnudez
Bajaré las estrellas
Para alumbrar tus pies

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password