Santino Cortés

[email protected]

Poeta

44

En aquel cuarto

entraba la luz

por breves instantes,

pocos segundos en

que el calor

gobernaba a los espíritus

que solían asechar

escondidos detrás

de viejas pinturas

y empolvadas esculturas,

había que estar atento

para recibirle desnuda,

apenas etílica,

limpiando la habitación

de palmeras caribeñas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password