Imagine usted al artista demente por excelencia, Salvador Dalí, quebrando con un ladrillo el aparador de una famosa tienda...

Leer más