Cinque Terre

etcétera

“Ser periodista de tv independiente en pandemia”: Dulce García de Cultura Colectiva y José Francisco Arredondo de El Malpensado

Por Carlos Andoni y Fabián Zaldívar

En la pandemia de Covid-19 el periodismo ha tenido que mutar para mantenerse vigente. Primero, porque el deber del periodista es el de estar presente en todo aquel suceso de relevancia para la sociedad y segundo, porque si no existe una adaptación de los medios y comunicadores, pueden perderse en el limbo de una pandemia global saturada de noticias.

Existen grandes diferencias entre los esfuerzos y la capacidad que tienen los medios de comunicación. Las grandes televisoras, diarios o revistas, tienen gran peso al momento de obtener la información de primera mano y es ahí donde los medios emergentes o independientes han tenido que revisar sus estrategias para presentar noticias verificadas, en tiempo real, y de interés para la audiencia.

Al respecto, Dulce García del medio Cultura Colectiva nos comentó en entrevista que “ha sido muy complicado porque cambiaron los temas con la pandemia, y cambió el algoritmo de Facebook, Google e Instagram. Ahora todos están al pendiente de las fake news”.

De acuerdo con un estudio hecho por la Universidad del Valle de México (UVM), nuestro país se encuentra en la segunda posición de creación de noticias falsas.

Un ejemplo de ello fueron las compras de pánico, como las de papel higiénico, que llevaron al colapso a las cadenas comerciales de autoservicio a inicios del año 2020 cuando fue anunciado el semáforo rojo en las actividades económicas y sociales.

Ante ello, se comenta por múltiples expertos, que la mejor base para hacer un buen modelo de negocio en el periodismo es el hacer un buen periodismo.

Parece repetitivo, pero es bien sabido que una de las primeras acciones por parte de quienes nos dedicamos a informar es el corroborar las fuentes y en tiempos de pandemia, no significa hacerlo una ni dos veces, sino todas las que sean necesarias para que la noticia presentada sea fidedigna.

La responsabilidad de mantener informado al público es enorme, y es por ello se han creado iniciativas y procesos de verificación de noticias, como lo hace Verificado, un portal mexicano dedicado a analizar y publicar información que no es confirmada y que está destinada a crear desatino en la población en general.

Dulce García nos comentó que “No sólo se trata de buscar aquello de lo que están hablando todos, sino de crear la tendencia con información verídica y original como un extra para el lector”. Con esto, como periodistas, nos dejan entrever que es importante mantenerse a la vanguardia, creando contenido de calidad, pero siempre anteponiendo el interés social y común porque, de lo contrario, estamos desvirtuando nuestro trabajo como informadores.

Los cambios han sido infinitos en tiempos de Covid-19. La manera de obtener la información es diametralmente opuesta a lo que solía ser hace apenas un año para camarógrafos, reporteros, fotógrafos y demás trabajadores de la información. Al respecto, José Francisco Arredondo, periodista del medio El Malpensado, nos comentó que “La noticia se ha tenido que conseguir de forma virtual, todo fue por llamadas de zoom, las conferencias de prensa dejaron de ser presenciales”.

En un artículo publicado por la Global Investigative Journalism Network, denominado “Oportunidades (y desafíos) que ha traído la pandemia para los medios independientes de América Latina”, se comenta que se debe comenzar a mirar a las audiencias, las necesidades de los ciudadanos y debemos enfocarnos en ser parte de la solución ante todos los retos de dicha situación.

Dulce García agregó que “Aprovechamos esta coyuntura para llegarle al lector con algo importante que sí informara, que fuera necesario, pero también, algo que pudieran hacer en su casa como ejercicios o recetas de cocina”.

Nuestro trabajo se ha visto amenazado por decirlo de alguna manera. Entre las fake news, las redes sociales y su ritmo vertiginoso, todo pareciera haberse puesto en contra.

“Yo compartí información relevante de la pandemia en mis redes sociales. Veía gente que decía: ¡Ya comenzó el rebrote! O está bajando, y las estadísticas decían todo lo contrario. ¿Qué sucedía entonces con las noticias falsas?, mencionnó José Francisco Arredondo.

En el artículo “Oportunidades (y desafíos) que ha traído la pandemia para los medios independientes de América Latina” se habla sobre la importancia de las estructuras, los procesos y los roles de cada persona dentro de la labor periodística ya que “el trabajo del periodista no tiene horas porque todo el tiempo hay algo de qué hablar o un tema sobre el qué escribir”, dijo Dulce García.

El chip del periodista no nos deja descansar, nos orilla a estar pendientes de todo aquello que pueda funcionar como información relevante para el público. No somos los ciudadanos normales que nos vamos a dormir sin antes revisar al menos las redes sociales sin corroborar que no está ocurriendo algo de importancia. No existen las horas de comida, no existen los días feriados, ahora, mucho menos, tenemos horarios determinados porque todas las horas son de pandemia en el mundo entero.

Y bien, retomando el tema de los medios independientes, por supuesto la situación se vuelve aún más extrema pues, el no contar con las credenciales de un medio altamente reconocido, complica un poco más el trabajar la información.

La Organización Panamericana de la Salud publicó en 2020 una Guía para Periodistas en la que expone los principales pasos a seguir para mantenerse seguro y dice “La información es una herramienta vital para que las personas adopten las medidas de prevención existentes para protegerse y salvar vidas” pero, ¿realmente podemos mantenernos al margen de una enfermedad como la causante de esta pandemia?

“Nos ha tocado cubrir manifestaciones, realizar entrevistas con todos los cuidados que ello conlleva: usar cubrebocas, tratar de mantener la sana distancia, pero a veces es casi imposible, en un espacio muy pequeño se juntan todos los medios. En ocasiones, la labor del reportero no te permite tomar esa clase de medidas”, dijo José Francisco Arredondo.

“Creo que he aprendido mucho desde mi trinchera, que es muy importante saltar al tema de la salud física, como la mental, y mostrar a la gente cómo puede tenerla por medio de ejercicios, recetas… Hay que retomar el tema de protección al usuario, y decirle al lector que no estamos solos” dijo Dulce García.

En síntesis, obtener la información, no es el aspecto más complicado para los medios informativos, principalmente para los que son independientes.

Comenzar a crear un cambio en las tendencias, en el modo de pensar en momentos tan complicados como una pandemia, sí lo son.

“Si tenemos vida en veinte años lo vamos a recordar, y así como a nosotros nos enseñaron sucesos históricos, así a los niños del futuro les van a hablar sobre el 2020… y a mí me tocó vivirlo, y sí quiero regresar a este año, y saber que mi trabajo como reportero narró parte de esa historia; esa creo es la satisfacción más grande que me deja”, concluyó José Francisco Arredondo, de El Malpensando.


“Ser periodista de televisión durante la pandemia de COVID-19”.

Un trabajo realizado por alumnos de la maestría en periodismo y sus nuevas tecnologías de la Universidad de la Comunicación.

Coordinador del proyecto: Guillermo López Portillo

Entrega 1: Ser periodista de la tv comercial en pandemia: Saúl Sánchez Lemus

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password