Cinque Terre

etcétera

Obama niega, como en 2013, que su gobierno espíe actualmente a sus aliados

El gobierno de Barack Obama ha quedado nuevamente en evidencia luego de que WikiLeaks revelara ayer que Estados Unidos espió, de 2006 a 2012, a tres mandatarios franceses: Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y el actual, François Hollande. Por ello los dirigentes de ambos países tuvieron este miércoles una conversación telefónica para tratar el asunto.

Esta información se difunde semanas después de que se decretó la USA Freedom Act, la cual limita el rango de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), luego de que uno de sus exagentes, Edwrd Snowden, revelara en 2013 el gran programa de espionaje internacional de la dependencia.

De acuerdo a los reportes de la agencia DPA, Obama reiteró su compromiso de terminar con la vigilancia masiva de países aliados y sostuvo que su administración no tiene ni tendrá interés en espiar al actual gobierno francés.

Por su parte, el presidente Hollande convocó a un consejo de defensa que estará integrado por ministros y asesores en seguridad para verificar que el espionaje ya no se esté realizando.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, afirmó que “estas prácticas son anormales entre estados democráticos aliados desde hace tiempo”, y exigió al gobierno de EU garantías de que efectivamente el espionaje ya no se esté realizando, así como los datos sobre la vigilancia anterior.

Valls también citó a la embajadora de EU en Francia, Jane Hartley, en el Ministerio de Exteriores, para obtener una explicación. Además, informó que realizará un viaje a América para establecer acuerdos de cooperación que renueven la confianza entre ambos gobiernos.

Una reacción similar se presentó en 2013 cuando WikiLeaks también informó que el gobierno estadounidense espió las conversaciones telefónicas de la canciller alemana Angela Merkel. En dicha ocasión, el gobierno de Alemania citó a agentes de la NSA que se encontraban en su país para rendir declaraciones.

Obama informó, días después, que tras comunicarse con su homóloga habían acordado que crearían un programa de cooperación mutua para asegurar que ninguno de los dos países se espiara.

Sin embargo, hace unas semanas, periódicos alemanes informaron, con base en correos electrónicos de funcionarios de ambos países, que dicho acuerdo nunca se concretó por diferencias operativas y porque no se logró establecer normas que estuvieran acordes con ambas legislaciones.

La repercusión que tendrá este caso en Francia es diferente, debido a que en unos días se discutirá una polémica ley que busca vigilar el contenido de Internet para garantizar la seguridad de los franceses. Grupos opositores a esta propuesta consideran que la nueva revelación de WikiLeaks podría ser utilizada como pretexto para aprobar la medida.

mahy

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password