Salvador Nasralla: lo que dice Trump de las redes sociales, tiene razón

A unas horas de narrar el partido entre México vs. Honduras del Hexágonal de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018, el candidato presidencial de la Alianza Opositora de Honduras, Salvador Nasralla, aguarda en el lobby del Hotel Royal Pedregal sin dejar de observar su teléfono en ningún momento.

El micrófono todavía no le pertenece, no hay datos, información o alguna estadística que complemente sus famosas críticas a los árbirtros, en este momento sólo hay un cuestionario, un entrevistador y un teléfono. La única información es la que dispone el reportero para confrontar a un político que se define como un personaje antisistema, que está convencido de que si los mandos en las instituciones cambian, la corrupción gubernamental será cosa del pasado.

Todo ello a pesar de que él mismo reconoce que el proceso democrático no puede recaer en una sola persona o que el socialismo venezolano fracasó pese a que su discurso contra los dueños de los capitales internacionales, contra el establishment, toman el mismo curso, un cauce que se desvía siempre hacia Honduras, dejando huecos en sus respuestas, pero siempre terminando en el guión aprendido de quien conoce perfectamente cuál es la directriz de su campaña, con qué tendrá que convencer a la gente (con o sin medios de comunicación) de que el cambio presidencial es la solución, aunque critique que todo el sistema político recaiga en la figura del Poder Ejecutivo. 

La democracia es un proceso que implica reconocer al otro de forma civilizada, ¿cómo podría coincidir con otras personas que no son afines a sus ideas? 

Lo que pasa es que mis ideas son radicalmente diferentes a las ideas de los políticos tradicionales, porque yo no me metí en política por una ideología sino para combatir la corrupción que ha sido el cáncer que no ha permitido que países como el nuestro se haya desarrollado como corresponde, de acuerdo con la riqueza que tiene. Nosotros estamos en un lugar geográficamente estupendo, justo en el centro de América con acceso a dos mares, con excelentes tierras, pero todo ese potencial (676 km de playas estupendas durante todo el año) no ha servido para que toda la calidad de vida de la gente sea buena, sino que por el contrario, la calidad de vida de la gente año con año es cada vez peor, a tal punto que fuera de nuestras fronteras hay un millón 300 mil personas.

¿Qué reformas necesitaría para convivir con esos políticos que tienen ideas diferentes a las suyas?

Lo que hay que hacer es colocar en los lugares del gobierno a las personas adecuadas. Normalmente los lugares del gobierno son ocupados por personas que no tienen las capacidades, no son especialistas en educación, economía, salud, sino que son personas afines al grupo político o el grupo económico. Y lo principal es no inflar los presupuestos, hacer una carretera que cuesta uno pero que en nuestro presupuesto nos sale cuatro.

¿Cómo se eligen a las personas correctas?

Conociéndolas

¿Conociéndolas?

Conociendo su actuar. Yo sé que no es algo sencillo pero nosotros pretendemos lograrlo. Lo que pasa es que en nuestro país ha existido en los últimos ocho años una degenaración del Estado de derecho, porque el Poder Legislativo y el Poder Judicial, todos los ministerios y fiscalías, están controlados por el Presidente de la República. Entonces no existe una justicia independiente, no existe una seguridad jurídica para que los diferentes empresarios locales e internacionales se atrevan a hacer inversiones. Y las inversiones sólo ocurren cuando las hace el gobierno para obtener una ganancia.

Bajo esta idea, entonces, una persona no puede encarnar la labor colectiva que implica la democracia o cristalizar todas las expectativas sociales de una nación.

Sí, estoy consciente de ello. Por eso estamos armando equipos, por eso soy el candidato de una alianza que está formada por tres partidos políticos. Uno de esos partidos que yo encabezo me lo robó el presidente por temor a que yo tenga representantes en el Congreso de la República. El otro partido es de la Libertad, que lo encabeza el presidente al cual le dieron golpe de Estado en 2009. Y el otro partido es un partido pequeño de gente buena, social demócrata. Entonces, en esos partidos, hay personas capaces y buenas que van a tener oportunidad en el nuevo gobierno de poner al servicio de la mayoría sus conocimientos para poder enderezar el rumbo y volver a la institucionalidad que no existe.

Tomás Vivas, artista de 29 años, en las protestas contra el régimen de Maduro

¿Para usted la política es el cumplimiento de objetivos o mantener las expectativas sociales?

Cumplir objetivos. Quien entra a política es porque tiene la capacidad para cumplir objetivos que pueden permitir que la gente tenga un mejor status. Si no, no tiene sentido. Los niveles de desempleo que tenemos nosotros, los niveles de pobreza son los más altos del continente. Nosotros como objetivo tenemos que regresar los números que le corresponden a nuestra nación.

Donald Trump dijo que los medios de comunicación no quieren que use redes sociales porque es un diálogo directo con la población y hay quienes critican esa decisión porque dicen que lo que hace Trump es evitar el debate público. ¿Usted considera que alejarse de los medios es evitar el debate público o que es preferible acercarse a la gente directamente a través de las redes sociales?

Si los medios son independientes, bienvenidos los medios. El problema es que hay países en el que el dinero del crimen organizado está en manos de personas que controlan el poder y esos dineros sirven para pagarle a medios y periodistas. Entonces,los medios dejan de tener la objetividad que deberían tener. Y en ese caso, lo que dice Trump de las redes sociales, tiene razón: es un diálogo directo, una interacción con la gente, aunque es claro que en países como el mío no es tanta la gente que tiene acceso a redes sociales. Para nosotros han sido muy importantes. Cuando nosotros empezamos nuestro partido hace seis años fuimos innovadores, los partidos políticos no utilizaban Facebook. Lo consideramos un arma fundamental.

¿Cree que tendrá algún conflicto con los medios si llegara a ganar?

Creo que los medios… Sí voy a tener problemas, porque aunque yo he trabajado por más de 30 años en los medios, los medios están acostumbrados a una forma de actuar con los presidentes. Y eso se tiene que cambiar. Yo sé que los medios son importantes pero hay que darles una línea de quiénes de sus periodistas están actuando mal. Por ejemplo, en nuestro país el presidente tiene la facultad de canjear impuestos pasados, presentes o futuros por publicidad para él. ¿En qué país existe eso? ¿En qué país el presidente puede canjear por publicidad para él en televisión, radio,revistas, puede canjear casas, por tener un medio al aire, a cambio de impuestos? Eso es una ley que colocó siendo presidente del Congreso el actual presidente que se pretende reelegir violando la Constitución. ¿Se puede violar la Constitución en México? En Honduras sí. ¿Cómo? A través de un Poder Judicial que fue impuesto con dineros del crimen organizado.

¿Usted se considera un personaje antisistema?

Me considero un personaje que si el sistema es corrupto, yo soy un personaje antisistema. Porque si el sistema se orienta por un camino yo sería del sistema, pero si soy antisistema… Mi país es más corrupto que México. Argentina tiene un sistema corrupto. Estados Unidos quizá es el que lo tenga menos corrupto porque Trump no puede hacerlo que quiere porque tiene el Senado, que no lo controla él. En Honduras es: el Poder Ejecutivo controla al Legislativo y Judicial. Entonces, ahí forzosamente tengo que ser antisistema, yo no me puedo apegar a un sistema de esa naturaleza.

Los periodistas que son asesinados en Honduras, ¿andaban en malos pasos?

No, no, no. Hay periodistas muy decentes. Lo que pasa es que algunos reciben dineros, pagados por el Estado, de procedencia dudosa, y en grandes cantidades. Eso hace que estén supeditados a opinar a favor del gobierno.

¿Cree que los medios estén dando una imagen exagerada de Venezuela? Es decir, ¿la situación que se vive en Venezuela es un invento de los medios?

No, no es un invento de los medios de comunicación. Sin duda que en Venezuela hay una crisis, pero la experiencia que yo tengo, de las informaciones que yo tengo en Honduras, en otras partes del mundo, están en algunos casos magnificadas. Yo siento que en general… Hay algo que yo llamo el status quo, el stablishment, y ése dirige a la prensa mundial.

¿Quiénes integran el establishment?

(Silencio) Bueno, los dueños de los capitales. Ahí está el Fondo Monetario Internacional (FMI), el… Bueno, en realidad, exactamente, el Fondo es como un empleado del establishment de los que controlan los capitales. Y yo siento que ellos tienen una manera de ver el mundo que la quieren mantener. El problema es que cuando aparece un país muy corrupto, el desequilibrio que existe entre la gente que tiene y que no tiene se acentúa, que es lo que pasa con Honduras, donde siete de cada 10 personas son pobres, y de esas, hay cuatro que viven en la indigencia y que comen una vez al día; entonces, cuando aparecen esos niveles de pobreza automáticamente aparece la violencia. Uno no puede hacerse el indiferente ante una crisis social tan grande.

¿El socialismo del siglo XXI podría solucionar los problemas económicos y sociales de Honduras?

No. El socialismo del siglo XXI fracasó en Venezuela, fracasó en Cuba, fracasó en Rusia. Lo que se ocupa es un socialismo demócrata. Es lo que nosotros pregonamos. En donde la persona humana debe ser el fin último del trabajo de un político. Sí estoy claro que el socialismo fracasó porque quedó claro en 1990, en Europa, en Cuba, en Venezuela. No es el socialismo del siglo XXI el que nosotros queremos imponer en Honduras.

¿Utilizaría las instituciones que ya existen en Honduras para mejorar la situación o se vería obligado a reformarlas o incluso derrumbarlas?

Lo que pasa es que hay muchas personas buenas que trabajan en las instituciones pero que están cooptadas porlos funcionarios corruptos que los obligan a ser las cosas que ya se tienen que hacer. No es tanto de cambiar las actuales instituciones sino de tener una personas arriba que las manejen en forma decente. Porque en Honduras se actúa mucho por temor. La corrupción nunca se debe atacar desde abajo, que es lo normal en nuestros países, se tiene que atacar desde arriba. La corrupción empieza desde arriba hacia abajo. Porque si se combate de abajo hacia arriba sólo se castiga a los pobres pero no a los autores intelectuales de los grandes crímenes y los robos.

Entonces, quiero entender que cambiando el mando de las instituciones, incluyendo la presidencia, ¿se puede hacer el cambio?

Sí, claro. No necesariamente cambiando a toda la gente de las instituciones. La mayoría de la gente en las instituciones es buena, pero si el que manda le manda robar tiene que robar; si el que está arriba es correcto y le manda a actuar honesto, no hay problema.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password