Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Los drones y la seguridad espacial

Este artículo fue publicado originalmente el 22 de febrero de 2016, lo abrimos de manera temporal dada su relevancia periodística.


En la Unión Europea se está trabajando en una norma, aunque suene redundante, europea, toda vez que cada Estado miembro cuenta con disposiciones en la materia, pero que tienen divergencias entre sí. Por lo tanto, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) plantea que los drones que excedan los 150 kilogramos de peso, queden bajo la jurisdicción de las normas europeas. Aquí el criterio fundamental no es sólo el peso del artefacto, sino el lugar en el que opere. Ciertamente un dron de gran tamaño podría causar muchos daños si llegara a estrellarse en una zona con una importante densidad demográfica. Pero si ese accidente ocurriera en un área deshabitada, el daño sería menor. Asimismo, un vehículo aéreo no tripulado pequeño que cayera en una zona densamente poblada sería perjudicial. Hasta ahora, las naciones europeas cuentan con leyes, a nivel nacional, para normar los drones cuyo peso oscila entre 20 y 30 kilogramos.10

 

Para la reflexión

 

Los drones llegaron para quedarse y los gobiernos deberán regular su uso y aplicaciones. El sector es impulsado por unas 2 mil 400 empresas en todo el mundo, lo que explica el interés corporativo en que estos productos se masifiquen y sean consumidos cada vez más.

 

Hay varios desafíos. En el terreno militar se tiene la idea, no del todo acertada, de que la guerra se puede conducir sin personas. Sin embargo, la guerra es una invención humana. Reposar ataques contra presuntos enemigos o adversarios en vehículos aéreos no tripulados sobre la base de que éstos son muy precisos y no provocarán daños colaterales, es ilusorio. Existe suficiente literatura que revela numerosos ataques, deliberados o no, contra objetivos civiles y en consecuencia, muertos y heridos. A ello hay que sumar los accidentes que con frecuencia se producen, cuando estos artefactos se estrellan en zonas o áreas densamente pobladas. Un tema no menos importante es la fuerza aérea de las naciones, la que ve severamente comprometido su futuro en la medida en que las autoridades privilegien los drones sobre los aviones de combate tripulados.

 

Un tema de similar o mayor importancia es la manera en que está evolucionando la tecnología. Hay proyectos como el de la Universidad de Pensilvania, que desarrolló para una agencia militar estadounidense un vehículo aéreo no tripulado del tamaño y figura de un colibrí, que puede imitar su vuelo y tiene una cámara incorporada que registra actividad en espacios reducidos.

 

Asimismo se están produciendo drones del tamaño de insectos, muy pequeños, lo que los hace muy difíciles de regular y registrar, tanto por su peso como en su desempeño. Estos drones micro ya poseen cámaras que pueden alcanzar objetivos y niveles de detalle nunca antes conocidos, lo que compromete la privacidad y la intimidad de las personas. El problema supera al mundo vislumbrado por George Orwell en su libro 1984, donde el gobierno había creado un “Big Brother” que vigilaba cada movimiento de las personas. A los escándalos sobre invasión de la privacidad de la ciudadanía que aquejan a las agencias de seguridad de Estados Unidos –y de otros países– ahora hay que sumar la vigilancia que podrían efectuar particulares para fines ilícitos. Para la delincuencia organizada, por ejemplo, estos artefactos constituyen una excelente noticia: con ellos podrían evadir a los cuerpos de seguridad; estarían en condiciones de vigilar a sus víctimas y determinar el mejor momento para vejarlas; tendrían herramientas para saber cuándo cometer ilícitos omo asaltos, secuestros, robos, etcétera.

 

La ironía de los drones estriba en que el argumentoinicial para justificar su desarrollo, reposó en crear herramientas para procurar la seguridad nacional. Tristemente su evolución actual apunta en el sentido opuesto.

 

Notas:

 

1. BBC Mundo (19 de febrero de 2013), “Drones para uso civil: una tecnología de doble filo”, disponible en http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/02/130212_eeuu_drones_civil_comercial_regulacion_wbm

 

2. ABC (28/03/2012), “El negocio de los drones”, disponible en http://www.abc.es/20120328/internacional/abci-drones-uso-comercial-201203272044.html

 

3. Ibid.

 

4. Uno Cero (16 de febrero de 2015), “Estas son las nuevas normas para volar drones en Estados Unidos”, disponible en https://www.unocero.com/2015/02/16/estas-son-las-nuevas-normas-para-volar-drones-en-eu/

 

5. Ibid.

 

6. PC World (19 de octubre 2015), “Estados Unidos creará un registro obligatorio para operar drones”, disponible en http://www.pcworldenespanol.com/2015/10/19/estados-unidos-creara-un-registro-obligatorio-paraoperar-drones/

 

7. CNET (29 de abril de 2015), “México regula el uso de drones”, disponible en http://www.cnet.com/es/noticias/mexico-regula-drones-comerciales/

 

8. Ibid.

 

9. El Universal (11/01/2016), “Canadá impondrá nuevas reglas sobre uso de drones”, disponible en http://www.eluniversal.com.mx/articulo/mundo/2016/01/11/canadaimpondra-nuevas-reglas-para-uso-de-drones

 

10. Infodefensa (29/04/2015), “La EASA renueva el criterio del peso para regular el uso de drones sobre Europa”, disponible en http://www.infodefensa.com/uavs/2015/04/29/noticia-renueva-criterio-regulardrones-sobre-europa.html

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password