Cinque Terre

Orquídea Fong

[email protected]

Periodista/comunicóloga egresada de la UNAM.

El oficialismo de La Jornada, en frases y números

Sus críticos lo dicen con frecuencia: actualmente, La Jornada, es de los diarios más oficialistas que existen. De otros medios no sorprende pero del periódico nacido de la agonía de unomásuno… aún es difícil de asumir. Quienes son lectores del diario habrán adoptado una de dos posturas: aceptar sin filtros —y claras críticas— la realidad de su extravío o justificarlo, con una u otra razón (como la falsedad de que el gobierno le quitó la publicidad oficial). En fin, concreto: es indispensable sustentar ese aserto. Y para ello analicé cuantitativa y cualitativamente las portadas y contraportadas de las ediciones de 2016 para lograr un primer acercamiento al comportamiento reciente del diario.

El método

Revise únicamente las portadas y contraportadas de todas las ediciones de 2016, en busca de ítems oficialistas (primordialmente en favor del gobierno de Enrique Peña Nieto) clasificadas en cinco categorías: nota principal, secundaria, terciaria, fotografía e ítem de cualquier clase en contraportada. Hice esto último para no multiplicar excesivamente las categorías. Elaboré un conteo de categorías por meses y anoté los temas de cada uno de los ítems. No tomé en cuenta los dedicados al gobierno de la Ciudad de México, Fidel Castro, López Obrador y MORENA ni al gobierno de Venezuela, por más que estos también clasifican de oficialistas (es decir, que son acríticos respecto a su protagonista), debido a que la postura de La Jornada respecto a dichos actores siempre ha sido favorable. Aquí encontré la incidencia de ítems favorables a actores a los que supuestamente, por su línea editorial, La Jornada no apoya, y sustentar sasí mi aserto en el sentido de que el diario ha sido desleal con sus lectores.

De esta forma, llegué a la siguiente estadística:

Como puede verse en la tabla, en el mencionado año, La Jornada publicó tan sólo en su portada y contraportada 527 ítems de corte oficialista, la mayoría de ellos referentes al gobierno federal y sus diversos actores, aunque también incluí algunos que resultaron sorprendentes, como la Arquidiócesis de México. La elección de estos ítems no resultó sencilla, y en ello intervino la consideración de si la divulgación de dichos datos era: indispensable o favorable al gobierno o tan importante como para ocupar el sitio que el diario le dio.

Análisis

En el año, La Jornada no edita 365 ejemplares, ya que descansa los días obligatorios. Son 361 ediciones, promediado entre los ítems totales, da un total de 1.45 por día. No mucho, dirán algunos. Pero hay ítems oficialistas en 244 de 361 ediciones. Eso es mucho. Y el panorama se complementa con el análisis cualitativo, es decir, los temas que fueron protagonistas del tratamiento deferente por parte del periódico y, muy importante, la manera en que se concentraron en ciertas ediciones.

De la tabla anterior se desprende:

1. En la mayoría de ediciones hay uno o dos ítems. Numéricamente, es de poca consideración, pero todo cambia si consideramos que en estas ediciones de “baja intensidad” existen notas como las siguientes: “Peña pide que se busquen motivos para que se hable bien de México” (2 de noviembre); “Arribó el nuevo avión presidencial” (4 de febrero); “Peña: se prevé este año histórica exportación agroalimentaria” (6 de julio); “Inaugura Peña ampliación de autopista” (1 de octubre); “Peña Nieto pide no regatear avances de la Reforma Educativa” (11 de octubre); “Meade: ningún retroceso en combate a la pobreza” (3 de febrero); “Sedena se disculpa por tortura de dos soldados a mujer” (17 de abril); “Prioridad, hacer universales los servicios de salud (30 de marzo); “Benito Juárez, emblema de la dignidad nacional: Peña” (22 de marzo).

Es un eficaz “sistema de goteo”. Como puede verse en la tabla sobre el conteo general, hay dos picos numéricos en las categorías: notas secundarias y notas de contraportada. La gran mayoría de los casos consisten en una edición de una o dos notas situadas en posición secundaria o de contraportada. Esto ayuda eficazmente a no saturar al lector con una impresión demasiado obvia de oficialismo, y a que la presencia sea continua. Desde el punto de vista comunicativo, es más útil operar así, y desde el punto de vista económico… podemos conjeturar que no todos los días el gobierno paga la portada. Pero esto último sólo son especulaciones.

2. Las ediciones con 3 y 4 ítems son menores en frecuencia. Algunas de ellas se dedican a temas de mucha relevancia, pero no son pocas las ediciones en las que el único ítem es la nota principal. En las ediciones de 3 y 4 encontramos notas como: “La embajada de España no abogó por Moreira: SRE”; “Iguala no puede estar marcada por los trágicos acontecimientos de 2014: Peña”; “Importar gasolinas, negocio de 54 mil millones para la IP”, todas de la edición del 25 de febrero, la cual da su nota principal a una declaración de Javier Duarte, nota que no consideramos oficialista, pero sí parte de la saga de los gobernadores caídos, que atrae lectores y ventas, de la cual hablamos en una edición anterior.

Entre las ediciones de 4 ítems destaca la del 9 de enero, dedicada a la recaptura de “El Chapo”. Tenemos aquí una foto que ocupa la mitad de toda la portada, con el capo sometido por elementos de las fuerzas armadas. La fotografía en sí misma equivale a una nota principal. La nota principal enfatiza que “EU le prepara celda”. No tenemos elementos para determinar si este titular busca la venta (muy probable) o el agrado del gobierno norteamericano, pero no lo consideramos afín, explícitamente, al gobierno peñanietista. No así la nota “Misión cumplida: lo tenemos, festeja Peña Nieto en su cuenta de Twitter”; “Gran éxito’ de este gobierno, celebran políticos”, y “Debe responder por sus crímenes: Washington”, que en interiores lleva a: “Autoridades de EU felicitan al gobierno de Peña Nieto”.

El número de ítems por edición, si es bajo, no minimiza el impacto oficialista de la información. Hay que considerar la naturaleza de la misma y el hecho de su frecuencia de aparición. Sumemos a esto que solo estamos contando portada y contraportada, ya que en muchas ediciones hay ítems oficialistas en interiores.

3. Sólo tenemos 5 ediciones con 5 ítems en el año. Destaca la del 10 de agosto, que tiene los siguientes elementos: “Nada echará abajo el plan educativo: Nuño”; “Videgaray: 2013 será recordado como el año de las grandes reformas”; “IP: Osorio ofreció que los bloqueos (de maestros) terminarán pronto”, y “Peña: derechos indígenas no deben ser letra muerta (Nota y foto)”. Tenemos también la edición del 8 de septiembre con tres notas y dos fotos: “Videgaray se va de Hacienda y llega Meade”; “Peña, quizá hoy no se entienda el porqué de mi decisión (en relación a la visita de Trump)”, y “Arriola: urge nuevo modelo para prevenir enfermedades”.

4. En las dos ediciones de 6 ítems es relevante, por encima de todas la del 19 de julio. Aborda el tema más doloroso para la administración de Peña Nieto: el escándalo por la Casa Blanca. La edición está conformada así: “La Casa Blanca, error, pido perdón, dice Peña” (principal); “Promulgó leyes de Sistema Nacional Anticorrupción” (Foto de portada); “Las leyes anticorrupción, reclamo de los ciudadanos” (secundaria); “EDITORIAL: El mea culpa presidencial” (texto que aplaude al presidente), y en contraportada dos notas: “Insiste Osorio en avanzar en el modelo de policías estatales” y “Adiestramiento internacional de fuerzas armadas”. La otra edición de 6 ítems es miscelánea, e incluye una nota favorable al nuevo gobernador priista de Oaxaca: “Asume Murat gubernatura en sede alterna”.

5. Finalmente, la única edición con 7 ítems, es como un escaparate de los diversos intereses a los que La Jornada da voz. Estas son las notas (y una foto): “Cienfuegos, fuerzas armadas, gran apoyo a la gobernabilidad” (principal); “Peña: México será pragmático ante el giro en EU”; “Alemán Velasco (empresario): tiene el país solidez en macroeconomía”; Peña y Alemán Velasco en la clausura de México Cumbre de Negocios (foto principal); “Borge vendió de forma irregular 9 mil 500 has en Quintana Roo”; “Mandos especiales a los 50 municipios más peligrosos: SG”; “Aumentaron 64% consultas por diabetes en una década”.

Temas favoritos y otras consideraciones

Los temas oficialistas más tratados por La Jornada en el 2016 fueron: la reforma educativa y el conflicto magisterial; el conflicto en el IPN; el mal estado de Pemex y la urgencia de que reciba inversión privada; las acciones de rescate financiero y renovación del IMSS; la lucha anticrimen de la Segob; la captura de “El Chapo”; todas las actividades de Peña en el extranjero, y la crisis de los fondos de pensiones.

Ahora, no sólo el gobierno federal fue beneficiario de este trato acrítico. Hay dos instituciones más: la UNAM y la Arquidiócesis de México. Para la UNAM se han dedicado varias notas a la ocupación del auditorio Justo Sierra, con notas como la del 16 de marzo que dice: “Crece el clamor de desocupar ya el Ché Guevara”, y la del 19 del mismo mes: “Desocupar el Ché Guevara, fallo de CU”.

En cuanto a la iglesia, destaca la edición del 8 de agosto en que le dan la nota principal: ”Para el clero, el matrimonio gay afecta a la sociedad”, más cuatro balazos detallando la postura de la iglesia. El 14 de agosto también colocan la nota principal: “Presiones externas, detrás de matrimonios gays: clero”, y el 27 del mismo mes, en posición secundaria, publican: “Exige la Iglesia al gobierno enterrar bodas gays”.

En conclusión

Incluir información de las actividades presidenciales pudiera considerarse una obligación de cualquier medio, pero aquí la clave es la manera de tratar la información y la jerarquizaciónde la misma. Darle a una nota boletinera espacio en la contraportada es ensalzarla.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password