Editorial

No difundir imágenes sobre la tragedia en Monterrey, una decisión ética y profesional

El día de hoy quedará registrada una de las tragedias más dramáticas de las que se tenga memoria en el país, ocurrió muy temprano en un colegio de Monterrey, Nuevo León, y las audiencias están al tanto de los detalles porque el hecho ha sido difundido profusamente. No hay palabras para agregar a esta brutal situación, pero hay una vertiente en la que, desde nuestro punto de vista, vale la pena insistir una vez y otra también: el manejo informativo de los medios. Los lectores tienen presente la decisión editorial de esta revista sobre no difundir ni el video del niño cuando acciona el arma ni las fotos de sus víctimas. Con apego a la transparencia expusimos, y ahora lo reiteramos, que propalar aquel material es una franca violación a la ley y a los derechos de las víctimas, además de que no abonan el conocimiento de ese hecho desde ninguna perspectiva. Por ello también,...

Ver más