viernes 31 de octubre del 2014 / 00:32 Hrs.

Redes: educación y academia

14 de abril, 2014
Sergio Octavio Contreras

 

La expansión de Internet afecta áreas de producción como la científica, los sistemas económicos, las formas flexibles de trabajo, el arte, las relaciones políticas y los medios de comunicación, entre otras. Uno de los escenarios que han sido modificados con mayor profundidad es la educación: los sistemas digitales están cambiando los modelos pedagógicos y la actividad tradicional del profesor.

La innovación digital

Los países que han diseñado políticas públicas en la última década por lo general consideran a la tecnología como fuente de cambio en los programas educativos e integran conceptos vinculados con la innovación. Es el caso de Finlandia donde, a través de un paradigma de “bienestar”, se intentó satisfacer las necesidades básicas de las personas, disminuir los problemas sociales y, sobre todo, ejecutar un proyecto educativo basado en la producción de conocimiento.

Los resultados son increíbles. En primer lugar toda la educación es gratuita, el Estado invierte el 7% del PIB en ese rubro y ofrece becas para incentivar el estudio. El modelo implica generar ambientes ideales en las escuelas de nivel básico y medio superior, elevados financiamientos a universidades en investigación y para el diseño de tecnología. En los últimos años Finlandia ha encabezado la lista de la OCDE en todos los rubros de aprendizaje escolar.

Las transformaciones tecnológicas en el campo educativo contemporáneo, si bien tienen una historia más antigua en los laboratorios científicos que comenzaron a operar en red desde los setenta del siglo pasado, vieron cambios más visibles con la liberación de Internet para su uso social a principios de los noventa. Las redes digitales que comenzaron a desplazarse en el planeta para conectar a los centros educativos permitieron que emergieran nuevas conceptualizaciones sobre lo que sería la educación ante el cambio tecnológico, que al igual que la globalización cultural torcía las barreras físicas y temporales que separaban a los individuos.

Modelo online

La red y sus innovaciones propiciaron nuevas formas de entender la educación como el modelo online, e-learning o educación virtual, que vendría a convertirse en una extensión mejorada de lo que ya ocurría en algunas zonas como América Latina o Europa, donde se desarrollaron en las últimas tres décadas sistemas de educación a distancia, mediados por artefactos tecnológicos tradicionales que implicaban la participación semipresencial o no presencial de los estudiantes como los cursos por “correspondencia”. El modelo e-learning tuvo su fase inicial de desarrollo a partir de 1995 con el advenimiento de los primeros navegadores web (Netscape y Explorer), el correo electrónico y los reproductores de audio y video (media players).

Es importante señalar las diferencias entre la educación no virtual y la educación virtual.1 La primera se caracteriza con dos aspectos: a) presencial, cuando implica la asistencia de todos los actores en el mismo tiempo y lugar (paradigma educativo presencial tradicional); y b) a distancia, cuando los participantes se encuentran en distintos lugares y tiempos, pero utilizan soportes educativos y métodos de entrega basados en medios tradicionales no-digitales (paradigma tradicional educativo moderno de comunicación asincrónica).

En lo referente a la educación virtual, se presenta de dos formas: 1) presencial, cuando la instrucción pedagógica es mediada por la computadora pero todos los actores se encuentran en el mismo lugar (paradigma educativo moderno de comunicación sincrónica); y 2) a distancia, donde los actores interactúan a través de representaciones numéricas de los elementos del proceso de enseñanza y aprendizaje, pero se encuentran en lugares y momentos de tiempo distintos (paradigma educativo moderno de comunicación asincrónica).

En la educación dentro de la sociedad informacional se plantean cuestiones esenciales a nivel sociocultural y académico que, de acuerdo con los teóricos defensores de los nuevos paradigmas, deben ser atendidos por las instituciones responsables de la formación académica para enfrentar los retos del aprendizaje:2

• Existe una gran cantidad de información en la sociedad actual, lo que lleva a la selección de los datos relevantes para evitar la sobrecarga de “ruidos”.

• Sobresale la llamada “cultura mosaico”, establecida a partir de la falta de estructura y profundidad en la información, la superficialidad de los mensajes, la especulación de los contenidos y una disminución en la atención.

• La expansión de una industria cultural que difunde y promociona valores sociales basados en el consumo y el ocio.

• El cambio de las coordenadas de tiempo y espacio respecto a la amplificación en la capacidad de transmitir información, eliminando la necesidad de coincidir en momentos o lugares determinados.

• La posibilidad de elevar el nivel de interactividad, como una nueva forma de interacción entre emisores y receptores.

Siguiente

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación