Miembro del equipo de Gestión y Formación de AMARC-México. Presidente de La Voladora Comunicación A.C. www.danielivan.com.

La naturaleza del Buda

Daniel Iván

19 de enero 2017

09:17

Guerras semánticas, construcción del logos y territorialidad del Internet (XIX)

Quizás reconocernos en la máquina haya sido siempre un anhelo humano. Quizás la primer figura de barro o el primer muñeco de paja no hayan sido sino un momento de reconocimiento, una carrera figurativa hacia el entendimiento de nuestra presencia en el mundo. Quizás el más sofisticado de nuestros robots no sea sino una forma sublimada de la efigie o, si se quiere, de la torre de Babel.

La creación de Inteligencia Artificial es, probablemente, el único paradigma en la historia de la humanidad que nos recuerda al mismo tiempo la posibilidad de un “diseño inteligente” en la naturaleza y sus cosas (paradigma en el que se basan una buena parte de los defensores del creacionismo para sustentar la idea de la existencia de dios) y la naturaleza fortuita, casi irónica, de nuestra propia existencia: la casualidad que representamos en el universo como criaturas inteligentes y, por lo tanto, como seres culturales (paradigma en el que, por lo menos desde el existencialismo de mediados del siglo XX, se basa la negación de toda idea de dios).

Somos intrínsecamente seres culturales, en tanto la inteligencia conlleva no únicamente habitus y una estructura resultante sino, primordialmente, una narrativa per se: el relato de lo existente, el relato del universo atestiguado por la psique y el relato de la inteligencia misma, que se afana en sus laberintos porque no están en su naturaleza ni la inmovilidad ni la contemplación. La historia misma de la cultura, sin embargo, nos advierte que en la abstracción y en la quietud, en la contemplación y en la espera inerte se encierran posibilidades de comprensión y de belleza inabarcables, de inteligencia innegable y que, por cada impulso inevitable, por cada premisa imperativa e impostergable, existen un mar de posibilidades en la postergación, en la mesura y en la quietud.

No olvidemos que la inteligencia en casi todas las tradiciones humanas que la analizan (sea desde una perspectiva antropológica, sea desde una perspectiva metafísica o sea desde una perspectiva taxidérmica como el psicoanálisis, por ejemplo) tienden a debatirse entre el hacer como sentido del ser y el no hacer como abstracción del ser. Si tuviéramos que explicarlo en un sentido ético podríamos decir que la energía volitiva del ser humano adquiere sentido pragmático en todo lo que transforma, piensa, imagina, construye; pero adquiere un sentido moral en todo lo que deja intacto, en lo que evita pensar o imaginar, en lo que no hace o en lo que evita hacer. Esta tensión entre el hacer y el no hacer es tan profunda como cotidiana –o eso quisiéramos pensar– y nos remonta a lo más profundo que poseemos: esa abstracción siempre inacabada, siempre inasible y a veces absurda a la que llamamos “la naturaleza humana”.

Masahiro Mori, pionero de la robótica a quien mencionamos en nuestro apartado anterior, afirma desde hace tiempo que los robots contienen dentro de sí la “naturaleza del Buda”, concepto del Budismo que, sin pretender agotarlo, podemos traducir como “lo que es esencial en el ser humano”. Es decir, que cada entidad robótica capaz de abstraer y, por lo tanto, capaz de reconocerse como entidad existente (conceptos ambos que ya hemos explorado como sine qua non a cualquier idea de IA) contiene dentro de sí las mismas posibilidades de autoconciencia y de reconocimiento del otro que forman parte intrínseca de la naturaleza humana y, por lo tanto, sería propio de la naturaleza humana el reconocerlo y aceptarlo.

Temas relacionados

  1. Tu naturaleza
  2. Naturaleza muerta
  3. ¿Buenos por naturaleza?
  4. Imagen: Naturaleza.... humana
  5. Naturaleza prohibida: la mariguana
  6. La naturaleza del arte es lo poético

Comentarios

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario


Todos los comentarios estan sujetos a revisión, favor de verificar Términos y Condiciones