Analista político

Fidel Castro, ¿la historia lo absolverá?

Gustavo Hirales

06 de enero 2017

11:21

Capítulo 1.

Fidel encabeza la lucha contra la nauseabunda dictadura batistiana, arriesga el pellejo y conoce la prisión; la historia lo absuelve y desde el exilio mexicano organiza la lucha armada; la hazaña del Granma, un pequeño grupo de hombres sobrevive y se hace fuerte en las montañas, un pequeño grupo de hombres decididos puede jugar el papel de foco revolucionario y propagar la insurrección triunfante, tal como en apariencia ocurrió en Cuba...

Capítulo 2. La revolución triunfa, Batista huye, el mundo celebra.

La revolución triunfa, y Batista huye como el asesino corrupto que es, el mundo y los medios se le rinden a Fidel, él se deja querer, comienza una serie de medidas expropiatorias contra propiedades extranjeras y nacionales y, en un golpe de mano que nadie esperaba, ni siquiera la dirección teórica del movimiento (menos la URSS), proclama el socialismo en el Caribe. El 16 de abril de 1961, cuando el pueblo salió a las calles a despedir a los caídos por el bombardeo aéreo de los exiliados, y asumir la responsabilidad de la defensa de la Revolución, Fidel Castro anunció ante los miles de cubanos el carácter socialista de la Revolución.

Capítulo 3. Bahía de Cochinos.

Inmediatamente después de esta declaración se abre paso la invasión de Bahía de Cochinos, el 17 de abril tropas de cubanos exiliados con apoyo de EU desembarcan en Cuba con intención de derrocar al régimen; son derrotados en menos de 65 horas, impidiendo que el gobierno de EU pueda intervenir para apoyarlos y generando con ello una de las grandes gestas de la Revolución.

Capítulo 4. Fidel en las grandes ligas de la política mundial.

Al permitir la instalación de bases de misiles soviéticos en Cuba, apuntando directamente a los EU, Fidel se convierte en actor protagónico a nivel internacional. Tras una crisis que estuvo a punto de desembocar en guerra nuclear (octubre del 62), los rusos retiran los misiles... a cambio de garantías de no invadir Cuba otra vez.

Lo más grave de este episodio, descontando la guerra, es que Fidel estaba dispuesto a que Cuba fuera borrada del mapa, si ello era en beneficio del “avance imparable de la humanidad hacia el socialismo”, como documentos desclasificados y entrevistas a los actores principales pusieron de relieve años después.

Capítulo 5. El caso Padilla.

En medio de hazañas estajanovistas que tienen en su centro la zafra de caña cubana, ocurre el caso Padilla. Como se recuerda, Heberto Padilla había obtenido el premio Julián del Casal de la unión de escritores cubanos (1968); sin embargo, el Comité director de la UNEAC (o Big Brother) acuerda publicar la obra con una introducción previsora, que quedará para los anales de la infamia neoestalinista: Dijo que Padilla, amparándose en “una ambigüedad mediante la cual pretende situar, en ocasiones, su discurso en otra latitud”, se lanza “a atacar la Revolución cubana”. El poeta “mantiene dos actitudes básicas: una criticista y otra antihistórica. Su criticismo se ejerce desde un distanciamiento que no es el compromiso activo que caracteriza a los revolucionarios. Este criticismo se ejerce además prescindiendo de todo juicio de valor sobre los objetivos finales de la Revolución y efectuando transposiciones de problemas que no encajan dentro de nuestra realidad. Su antihistoricismo se expresa por medio de la exaltación del individualismo frente a las demandas colectivas del pueblo en desarrollo histórico y manifestando su idea del tiempo como un círculo que se repite y no como una línea ascendente. Ambas actitudes han sido siempre típicas del pensamiento de derecha, y han servido tradicionalmente de instrumento de la contrarrevolución”, dice la declaración de la UNEAC, que también recrimina a Padilla su apoyo a Cabrera Infante, un “tránsfuga [...], quien se declaró públicamente traidor a la Revolución”.

Capítulo 6. Las secuelas del caso Padilla.

Padilla que desde 1967 trabajaba en su alma máter (la universidad donde estudió)― fue detenido el 20 de marzo de 1971 a raíz del recital dado en la Unión de Escritores, donde leyó Provocaciones. Arrestado junto con la poetisa Belkis Cuza Malé,― su pareja desde fines de 1967; se casaron el 25 de enero de 1971 y la hija del primer matrimonio de esta, María Josefina, vivía con ellos―,fueron acusados de “actividades subversivas” contra el Gobierno. Su encarcelamiento provocó una reacción en todo el mundo, con las consiguientes protestas de conocidísimos intelectuales entre los que figuraban Julio Cortázar, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Alberto Moravia, Octavio Paz, Juan Rulfo, Jean-Paul Sartre, Susan Sontag, Mario Vargas Llosa y muchos otros. Después de 38 días de reclusión en Villa Marista, Padilla leyó en la Unión de Escritores su famosa Autocrítica, en la que renegó de sus obras y de sus ideas expresadas anteriormente.

Temas relacionados

  1. Fidel Castro
  2. Hay muchos Fidel Castro
  3. Fidel Castro no es una abstracción
  4. Charlie Chaplin y Fidel Castro
  5. Horror: Elogia a Fidel Castro y lo suspenden
  6. Muere a los 90 años el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro

Comentarios

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario


Todos los comentarios estan sujetos a revisión, favor de verificar Términos y Condiciones