etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

jueves 24 de julio del 2014 / 10:24 Hrs.

El orgullo de ser mexicano

29 de abril, 2011
Christian Fernando Padilla Pérez

Esta es la historia de dos hermanos Paco y Christian, ellos vivían en Texcoco en un pueblito cerca del lago llamado Aztlán. A ellos les gustaba mucho el fut-bol y seguido iban al parque a disfrutar de una “cascarita” junto con Juan, Pedro y Ral, y así retaban a otros niños .

Un día llegaban a las canchas y estaban allí la banda de “los pelos parados”, que les decían así por que se ponían tanto gel en el cabello que siempre lo traían parado, eran muy sucios para jugar y todos les tenían miedo, Ral, Pedro y Juan no querían jugar porque estaban seguros que perderían pero Paco y Christian los convencieron y comenzó el partido y perdían y perdían y perdieron y salieron del parque muy tristes.

Ese día Christian tuvo un sueño en que se imaginó a “los pelos parados” como serpientes, y ellos y ellos se verían como majestuosas águilas con enormes alas volando arriba de ellos.

A la semana siguiente se volvieron a encontrar con “los pelos parados” que no paraban de reírse y burlarse de ellos; entonces Christian juntó a sus amigos y les platicó su sueño y les dijo que así tenían que jugar, el partido inició con un volado para ver que equipo tenía el balón y al aventar la moneda al aire pasaron por la cabeza de Chirstian muchas cosas, el tiempo se torno lento y desde adentro de su corazón se escuchó una gran voz que salía de su boca gritando “…..¡ águila!” y así empezó el partido con el balón de su lado, anotaron …. uno….. dos… goles, no lo podían creer y sucedió algo inesperado por debajo de sus brazos aparecieron enormes alas que los hacían moverse con gran velocidad, y los goles seguían y por primera vez en la historia “los pelos parados” eran derrotados; a partir de ese día formaron un gran equipo llamado “Aztecas” y en honor al milagro ocurrido se construyó en ese lugar un enorme estadio llamado “Aztlán”,

…. Chris, Chris ya despiértate - es lunes de ceremonia tienes que ir a la escuela - decía la mamá de Christian. Al iniciar la ceremonia Christian recordaba su sueño y escuchaba con gran atención cada una de las estrofas del “Himno Nacional”, mientras veía pasar la “bandera” desfilando por el patio con sus tres colores verde, blanco y rojo y en medio de ella el “escudo Nacional”, imagen del triunfo, “un águila devorando una serpiente”, desde ese día Christian vive con enorme admiración y respeto “El orgullo de ser mexicano”.

Tonatiu.

Tiene 8 años y es un prospecto articulista de la revista etcétera.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación