lunes 1 de septiembre del 2014 / 13:34 Hrs.

Creación colectiva

01 de noviembre, 2003
Antulio Sánchez


 


Dentro de los varios textos que han salido en los últimos tiempos con el fin de desentrañar el fenómeno de las nuevas tecnologías, tenemos el libro de David Casacuberta, Creación colectiva. En Internet el creador es el público, que aborda con originalidad este fenómeno, para lo cual reproduce lo digital en el papel, se apoya en la estructura de los chats, los correos electrónicos o las bases de datos con el fin de construir diálogos y simular espacios digitales.

 

 
El libro tiene la virtud de recuperar la esencia del ensayo, se atreve a caminar por senderos lúdicos y sin apoyarse en la parafernalia que la academia anglosajona establece para calificar a algo de valía académica, pero que de paso encorseta y mata prácticamente el verdadero carácter del ensayo. Una obra destacable porque además procede de un filósofo, que demuestra que abordar con profundidad y conocimiento un tema como el de las nuevas tecnologías no riñe con su transparencia.

El autor no es un neófito en estos terrenos, ya que ha sido desde hace tiempo un entusiasta de las nuevas tecnologías, es colaborador permanente de Kriptópolis (www.kriptopolis.com) y editor del e-zine Globaldrome (www.globaldrome.org). Casacuberta indica que la creación colectiva está en que el emisor y receptor participan al mismo nivel en la creación, que en ello radica la verdadera revolución de Internet.

Asimismo, sostiene que la producción cultural es una práctica de élites donde los protagonistas de las mismas imponen estilos y modas. De la academia a las manifestaciones estéticas acontece lo mismo. Aunque para él la llegada de la red tiende a alterar esa situación, reconvierte en el caso del arte al artista en productor de herramientas y permite al público/usuario participar en la creación de las obras.

Casacuberta exagera demasiado las virtudes socializadoras o la creación colectiva de la red, pasa por alto que si bien es cierto que permite a los usuarios participar en la construcción de una obra, en la generación de noticias, etcétera, lo real es que el grueso de los mismos son todavía, y seguramente siempre lo serán, meros consumidores. A pesar de eso no se puede negar también su estimulante crítica a mucha de la promoción hecha de lo multimedia, a la falsedad que está detrás de tales discursos, que por un lado olvidan que ello ya había sido explotada en medios anteriores o analógicos, y que por otra es parte es una tendencia comercializadora que en el afán de colocar sus productos no le importa borrar el pasado.


David Casacuberta, Creación colectiva. En Internet el creador es el público, España, Gedisa, 2002, pp. 157.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación