viernes 19 de diciembre del 2014 / 06:55 Hrs.

Los ilegales en Estados Unidos

14 de julio, 2010
Rubén Aguilar Valenzuela

Según cifras oficiales, los mexicanos representan más de la mitad de todos los indocumentados en ese país.

En Estados Unidos existen 10.8 millones de inmigrantes ilegales y de ellos 6.6 millones son mexicanos según el Departamento de Seguridad Interior. De acuerdo con las cifras oficiales, los mexicanos representan más de la mitad de todos los indocumentados en ese país.

El número de los sin papeles en Estados Unidos era de 8.5 millones en el 2000 y llegó a 11.8 millones en el 2007, para luego bajar a 11.6 millones en el 2008 y seguir cayendo para alcanzar los actuales números. La tendencia va a la baja y todo indica que se mantendrá.

Los estados con un mayor número de ilegales son California y Texas con 2.6 millones y 1.6 millones respectivamente. Le siguen Florida con 720,000; Nueva York con 550,000; Illinois con 540,000; Georgia con 480,000; Arizona con 460,000; Carolina del Norte con 370,000 y Nueva Jersey con 360,000.

En el resto de los estados se reparten 2.99 millones. Las entidades donde se ubica el mayor número de los indocumentados coinciden con ser los que tienen las más grandes concentraciones de mexicanos. Siempre ha sido así en California y Texas, pero es relativamente nuevo en Georgia y Carolina del Norte.

En Estados Unidos hoy viven 30.7 millones de hispanos de origen mexicano, de acuerdo con el Pew Hispanic Center. Representan 75% de un poco más de 42 millones de hispanos que ahora radican en la Unión Americana, que es ya la primera minoría en ese país, por arriba de los afroamericanos.

El presidente Obama planteó en su más importante intervención sobre la migración, a principios de julio, que era imposible pensar en la deportación masiva de los ilegales y que era necesario encontrar una solución realista y viable.

Aseguró que ésta pasaba necesariamente por la aprobación de una ley migratoria que estableciera con claridad las reglas, para la legalización de los que ya viven en Estados Unidos, y para reordenar la entrada de los nuevos migrantes al país.

La ley la asoció a la necesidad de garantizar la seguridad en la frontera. No se comprometió a un plazo para sacarla adelante y sostuvo que sin el apoyo de los republicanos resulta imposible aprobarla en el Congreso, porque “es una realidad política y matemática” evidente.

En Estados Unidos la discusión de la migración será clave en las próximas elecciones de noviembre en las que se elige a congresistas y gobernadores. El voto hispano es decisivo en algunos estados. El triunfo de muchos congresistas depende de él.

Lo ahora seguro es que la ley no se debatirá este año en el Congreso. Es también evidente, a diferencia de la reforma sanitaria y financiera, que en el tema no existe una división tajante entre ambos bandos. Hay demócratas que están en contra de la legalización y republicanos que la apoyan.

Este artículo fue publicado en El Economista el 14 de julio de 2010 agradecemos al autor su autorización para publicarlo en nuestra página web.

Hay 1 comentarios en este artículo



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación

elsa rojas lopez

2012-04-09 14:30:53

mexico

por favor estoy buscando a mi hermano carlos, hace años no sabemos nada de el