etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

miércoles 23 de julio del 2014 / 23:20 Hrs.

Gobierno: gasto en publicidad

21 de junio, 2010
Rubén Aguilar Valenzuela

La administración del presidente Calderón ha aumentado todos los años el gasto de publicidad, que en los primero cuatro de su gestión asciende ya a los 16,493 millones de pesos cuando en todo el sexenio de Fox se gastaron 16,324 millones de pesos.

En los años de esta administración, el promedio de gasto anual ha sido de 4,123 millones de pesos y en los seis de la anterior, sólo de 2,720 millones. En el caso de Calderón se han gastado 343 millones de pesos al mes, contra 226 millones en el sexenio de Fox.

Lo más probable es que la administración de Calderón siga con el actual ritmo de gasto,incluso puede ser todavía mayor, por lo que al término el sexenio llegaría, por lo menos, a los 26,893 millones de pesos. Esto representa 4,482 millones al año y 373 millones de pesos al mes.

El uso de los medios de comunicación electrónicos en la estrategia de la presente administración tiene un papel todavía más relevante que la anterior. Es por eso que Calderón gastó más que Fox desde el primer año de su gobierno.

Los montos contemplados tanto para el caso del presidente Calderón como Fox no incluyen los tiempos gratuitos que por ley posee la Presidencia de la República. Si se contemplara el pago de estos tiempos la cantidad ascendería por lo menos al doble.

A estos números habría que añadir los gastos de publicidad en medios erogados por los gobiernos estatales, de suyo muy cuantiosos, y el de los municipios más grandes del país.

Hay que recordar que ahora la ley impide a los partidos la compra de publicidad. Existen, con todo, prácticas tanto de los gobiernos como de los medios para que, disfrazada, ocurra al margen de la misma.

De manera muy conservadora, se podría aventurar que el gasto de los gobiernos estatales, algo los municipales, suman otro tanto al que realiza el gobierno federal, por lo que se estaría hablado de un gasto en el sexenio de 43,789 millones de pesos.

Los gobiernos no tienen por qué hacerse publicidad y en muchos países está prohibido. Los recursos públicos son para ser utilizados en servicios y obras que favorezcan a la ciudadanía.

El gasto en publicidad ahora sólo va a engrosar las chequeras de las grandes empresas de medios de comunicación y en poco, cada vez menos, benefician realmente la imagen del gobierno.

Suena ahora utópico que el gobierno y los partidos promuevan una ley que prohíba la publicidad pagada de todos los poderes del Estado y de todos los niveles del gobierno.

Sí, estamos todavía muy lejos de esa posibilidad, pero hacia allá debería caminar el país. En la media que crecen los montos de los gastos en publicidad, se substraen cantidades cada vez más importantes que deberían destinarse a la obra de gobierno.

 

Este artículo fue publicado en El Economista el 21 de junio de 2010, agradecemos al autor su autorización para publicarlo en nuestra página web.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación