sábado 29 de noviembre del 2014 / 01:15 Hrs.

Canitec

28 de abril, 2010
Jorge Álvarez Hoth

El día de hoy se celebra la inauguración y comida con el Presidente Felipe Calderón de la Expo Convención de Canitec, la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable, que por noveno año consecutivo preside Alejandro Puente Córdoba.

Durante la presidencia de Alejandro Puente mucho ha cambiado la fisonomía de la industria de las telecomunicaciones por cable al pasar de una pulverizada y localista a una consolidada a nivel nacional. También ha pasado de prestar servicios de televisión de paga analógicos al triple play: voz, video y datos digitales.

Destaca también durante la gestión de Puente Córdoba la apreciación del valor económico de las empresas que la conforman, al pasar de valuaciones en el orden de los 500 dólares por abonado en 2002 a más de mil 500 dólares por abonado en 2007, cuando se consolida la industria.

Sin embargo, la mayor de las transformaciones en ese sector de las telecomunicaciones y los medios electrónicos se da en la presencia incumbente de Grupo Televisa, a través de sus subsidiarias dedicadas a las telecomunicaciones por cable: Cablevisión, Cablemás y TVI.

Presencia y expansión que se da a partir de la propia autorización de la Comisión Federal de Competencia Económica (CFC) en 2007, para adquirir una participación accionaria relevante en el segundo operador de televisión por cable del País (en esa fecha) Cablemás, controlado por la familia de don Alejandro Álvarez Guerrero (q.p.d.).

Después vino la autorización de CFC para que Grupo Televisa en la misma fórmula adquiriera el Cable de Monterrey (TVI), hasta esa fecha en manos de la empresa Multimedios, propiedad de Francisco González.

Esto aunado a la presencia que como único operador en la televisión vía satélite a través de la plataforma Sky sostuvo Grupo Televisa hasta el 2009, cuando nace Dish México, le da una sólida base de abonados en las telecomunicaciones por cable y satélite superior a los 4.8 millones de abonados según señala el propio informe de resultados al cuarto trimestre de 2009 del Grupo Televisa, que representaron en ese año ingresos acumulados por la nada despreciable cantidad de 19 mil 247 millones de pesos, es decir, mil 539 millones de dólares.

Esto representa casi lo mismo vendido por el Grupo Televisa en televisión abierta que en 2009 reporta 21 mil 561 millones de pesos, es decir, mil 725 millones de dólares.

Quedan como operadores independientes de relevancia en las telecomunicaciones por cable Megacable, propiedad de la familia del ex Gobernador de Sonora Eduardo Bours; Cablecom, de la familia de Ernesto Tinajero, y Grupo Hevi, de la familia de Héctor Vielma, que juntos suman aproximadamente otro 40 por ciento del mercado.

Se sabe que han existido pláticas de estos grupos entre sí, y con la alianza que comanda Grupo Televisa para explorar posibles fusiones adicionales, siguiendo tendencias internacionales hacia la consolidación en pocos grandes operadores de telecomunicaciones por cable en el mundo, situación que no obstante es materia de futuras autorizaciones de CFC, se ve probable, con lo que se fortalecería el nacimiento del segundo gran operador de las telecomunicaciones en México, sólo superado hoy por el Grupo Carso y sus subsidiarias Telmex y América Móvil.

En realidad, dadas las condiciones del mercado, aunado el hecho de la decidida participación del Grupo Televisa en la próxima subasta del espectro en las bandas de 1.7 y 1.9 Ghz para servicios de telefonía y datos celulares, así como su asociación con Nextel también aprobada en "fast track" por CFC y su rol preponderante en la televisión abierta, se ve poco probable que alguno de los otros operadores convergentes de las telecomunicaciones del País pueda contrapesar su influencia como segundo "Multi Service Operator" (MSO) nacional.

Toda esta consolidación, que se ha dado en los últimos 3 años, manifiesta una política pública del Gobierno a favor de la creación de un segundo campeón nacional en competencia con el Grupo Carso, al que le siguen retrasando su entrada al triple play, a diferencia de la tendencia internacional en la materia.

Llama, pues, la atención que al mismo tiempo se promuevan iniciativas de ley para acotar participaciones de mercado muy superadas por el resultado del apoyo del mismo Gobierno en materia.

Pareciera ser que los redactores de las mismas están desconectados de la realidad que los rodea y que se tienen pistas paralelas donde los mismos actores cambian de rol según la mesa en la que se sienten.

Tal vez sería más productivo que si la decisión está tomada de la estrategia para incrementar la competencia, la convergencia y la cobertura de los servicios de las telecomunicaciones, nos evitemos los falsos esfuerzos de transformación profunda del marco regulatorio en sentido contrario a lo que se está apoyando.

Es sólo cuestión de abrir los ojos y analizar los datos públicos.El autor es presidente de Grupo Alcance, Desarrollo y Negocios y especialista en medios y telecomunicaciones.

 

Este texto fue publicado en Reforma, el 28 de abril de 2010, agradecemos al autor su autorización para reproducirlo.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Leí y acepto los términos del reglamento de participación