etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

miércoles 16 de abril del 2014 / 16:05 Hrs.

Julio Scherer, periodista

04 de abril, 2010
Marco Levario Turcott

Hace poco más de nueve años escribí sobre varios de los mitos que, según creo, envuelven a don Julio Scherer García; aún pienso que éstos integran algo similar a un celofán fino, resistente y transparente que cubre sin embargo su esencia, en particular, la de periodista.

Desde siempre he comprendido que el elogio o la diatriba como leit motiv del discurso que sea son propios de fanáticos cuando no de cofradías engendradas en la oscuridad de intereses que se niegan a presentar en público. Nada de esto le es propio a seres racionales que encuentran en los reductos de la inteligencia y la ética los motivos para respetar y admirar a alguien, no obstante los matices que a ellos y a todos nos envuelven. En definitiva: no creo en los santos ni en el fervor de sus feligreses, no creo ni en los que les otorga la religión ese carácter ni en los que aparecen como estandarte o proclama de camarillas laicas.

Lo anterior es un preámbulo indispensable para escribir lo siguiente: para mí, la edición de Proceso del 4 de abril de este año es ejemplo de buen periodismo. Me refiero en particular al encuentro de Julio Scherer García con Ismael Zambada, a la foto de portada y a la forma en que el periodista narra aquella situación inédita.

Es muy probable que, por estos días, no falte quien diga que Proceso fue usado para un acto de propaganda e incluso opine que la revista le da eco al parecer del Mayo que considera que el gobierno federal perdió la guerra contra el narcotráfico. En la esfera del poder oficial esto, con toda seguridad, se toma como una afrenta más de la revista contra el gobierno del presidente Felipe Calderón cuya reacción durante estos años ha sido tan primitiva que suspendió el flujo de publicidad a Proceso.

 

El diablo y los infiernos

En la entrada de “La crónica de un encuentro insólito”, los editores de la revista recuerdan la frase de Scherer: “Si el diablo me ofrece una entrevista, voy a los infiernos”. Más allá del aroma a epopeya que desprende ese dicho --y de que por eso incluso tengamos el derecho a emocionarnos como sucede con quien esto escribe—vale la pena reconocer que, en efecto, entrevistar al diablo sería la gran exclusiva para cualquier profesional de la comunicación, en este caso, hablamos del Mayo Zambada. Incluso, y aunque parezca sólo un matiz, podríamos decir que no debemos esperar a que tal o cual personaje de relevancia indiscutible pida la entrevista, hay que gestionarla.

El asunto es que director de Proceso no sólo tiene el reconocimiento nuestro sino también el de un narcotraficante y por eso lo buscó. Es natural: el Mayo busca la credibilidad que tiene esa revista para difundir su mensaje al mismo tiempo que la publicación incrementa su credibilidad al publicar la charla. Hay que asumirlo, el periodismo tampoco es una profesión para santos, es la actividad que documenta hechos y registra dichos al mismo tiempo que intenta explicarlos y proyectar sus consecuencias. Para ello, no hay ni puede ni debe haber, zonas vedadas.

Sobre el mensaje que pretendió dejar Ismael Zambada también habrá múltiples interpretaciones y entre ellas esta que sostengo: creo que el narcotraficante abre la puerta a la negociación con el gobierno, y lo hace desde una posición de fuerza. La imagen de la portada de Proceso impacta justo por eso, no tanto porque es el registro de la verosimilitud de un encuentro: impacta porque es una instantánea que muestra qué tan cerca está de nosotros el narcotráfico.

 

Propaganda o periodismo

Sin duda, Julio Scherer hace lo que le corresponde, “he de preguntarle, soy lo que soy”, le dice al capo, y éste hace lo propio. Es la tensión natural entre el periodista y el interlocutor. El resultado nos adentra en el perfil de uno de los principales narcotraficantes de México que es, además, una persona atenta al contenido de los medios de comunicación. Retrata a una persona que vive con miedo todo el tiempo, le da pánico que lo encierren y que pues así “Nomás” se inició en el narco. Esa semblanza en un espacio tan breve como el que tuvo Julio Scherer también lo muestra a él como el gran periodista que es.

Nadie que busque a los medios de comunicación lo hace con fines diametralmente distintos a los de promover ideas, acciones o imágenes. Entonces no hay sorpresa en que eso sea lo que intente el capo al buscar al ex director de Proceso, en serio: lo inaudito es que no pretendiera eso el Mayo. También sería asombroso que Julio Scherer o cualesquier otro periodista se negara a hablar con uno de los capos más relevantes del narco en el país. Escribí periodista.

Es previsible un alud de críticas a Proceso y a Julio Scherer. Habrá polémica, pública o soterrada pero la habrá. Por mi parte estoy convencido de que la revista y el periodista, como decían los clásicos, hicieron lo que tenían que hacer.

Hay 9 comentarios en este artículo



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación

Anonimo

2011-02-28 18:51:38

MEXICO

Cómo podría escribirle a Julio Scherer? Una dirección de correo electrónico, o por correo postal o algo? Es importante :(

rogelio

2010-09-28 21:30:06

usa

felcidades marco x tan buena redaccion y al maestro scherer don julio siempre sera de lo mejor,es un honor leer sus libros y su calidad periodistica de primer nivel don julio y tu mi hermano marco gran gran redaccion

MLPallais

2010-04-10 18:37:45

México

Que esperemos el libro q adivino saldrá en el futuro, resultado de este insólito encuentro....

Sara Castellanos

2010-04-09 17:12:22

México

Gracias Marco por exponer y defender tan claramente los motivos peridodísticos. Gracias a Don Julio por la polémica desatada y por su extraordinara crónica.. Me apena mucho la postura de los puristas de la comunicación que se han desgarrado las vestiduras por esta edición de Proceso. Gracias por la inteligencia de etcétera

Alex Sanciprián

2010-04-07 21:04:38

México

Hay ira in crescendo en Los Pinos, sin duda. Cretinez y envidia destilan quienes consideran que han \"usado\" a Proceso y a Don Julio. Esta entrevista es una muestra palpable de que las buenas conciencias no las tienen todas consigo. Aleccionadora manera de hacer periodismo de gran calado.

ROBERTO HIRAM CORTÉS

2010-04-05 21:59:52

mexico

Es de dimensiones impresionantes e inmedibles este tipo de trabajo, me recuerda las entrevistas a fidel o a el ché , desde algun lugar de la selva, el oficio lo lleva en la piel don Julio, la crítica vendrá del inexperto,arrogante y necio que desde su perspectiva miope no puede ver mas allá.

Adriana Buentello

2010-04-05 17:35:39

México

Hola Marco! A lo mejor no te acuerdas de mí, pero fui tu alumna en la Maestría de Periodismo Político en la Septién hace más de dos años. Creo que tu artículo es muy bueno, más a mí me decepcionó mucho la entrevista, que más bien es crónica como dice la portada. Pero creo que Scherer estaba más interesado en entrevistar al Chapo que al mismo Zambada, tanto que el mismo Mayo se dio cuenta y al final le pregunta si lo quiere conocer. Considero que la labor de un periodista en una entrevista es sumamente compleja y lleva años de práctica perfeccionarla, especilamente para saber cómo continuarla cuando el entrevistado contesta con monosílabos. A lo mejor peco de ingenua, pero creo que, pese a que es una gran nota el simple hecho de haber tenido contacto con un personaje de esta naturaleza, le faltó colmillo para entrevistarlo. ¿Será que también Sherer tenía miedo de incomodarlo? No lo dudo todos lo tendríamos. Eso sí sigo pensando que Julio Scherer ha sido un gran periodista.

Norma Barrón

2010-04-05 14:02:37

Mexico

Totalmente de acuerdo, muy buena reflexion.

la sinaloense

2010-04-04 23:01:29

México

Es cierto lo que dice el Mayo ambada, el narcotráfico esta tan arraigado en la sociedad como la corrupción y si lo matan, como el mismo dice, ya hay otros que saldrán