lunes 24 de noviembre del 2014 / 19:29 Hrs.

Sinaloa: De corrido

01 de diciembre, 2006
Guillermo Contreras Núñez

En Sinaloa no es privativa la exigencia de la sociedad que pugna porque los medios sean verdaderos canales de información objetiva e imparcial.

Los periódicos, revistas y otras gacetas, salvo raras excepciones, enfocan su perfil a la información oficial. No satanizamos esta postura, pues los órganos gubernamentales tienen obligación de informar a la sociedad sobre sus acciones, lo que sí es muy preocupante es la clara ausencia de periodismo de investigación. Los reportajes de interés colectivo y con contexto están en riesgo de extinción. De manera recurrente se observa un periodismo amarillista, sobre todo en la nota policiaca.

Existen tres periódicos principales, serios y con arraigo: la cadena de los Debates, con un tiraje de hasta 70 mil ejemplares en todo el estado. Es el periódico con mayor penetración social. Le siguen Noroeste, y muy lejos El Sol de Sinaloa. En éstos se han hecho esfuerzos por mantener departamentos de investigación, que luego han cerrado.

En los últimos años predomina la aparición de semanarios y revistas con diferentes enfoques o giros. Algunos esfuerzos son muy plausibles, sin embargo, en su mayoría son panfletos “golpeadores y gacetilleros”, con tiro directo.

Muchos periodistas buscan la comodidad, alejándose de uno de los principios fundamentales del periodismo que es escudriñar, alejándose lo más posible de las tendencias y acercándose más a la objetividad, para de esta manera servir de contrapeso entre los poderes establecidos, e incluso los soterrados.

El manejo de información requiere de conductores bien remunerados y avalados por la profesionalización, por ello la importancia de que los directores o responsables de medios correspondan de manera inaplazable a la selección de los mejores elementos que garanticen un trabajo transparente. Para un mejor periodismo es necesario principalmente la vocación del comunicador, pero no se debe restar importancia a las acciones de estímulos y reconocimientos a las obras periodísticas de parte de los mismos medios. Incluso, en este sentido debe reconocerse la iniciativa de la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública en Sinaloa, que premia los trabajos periodísticos que se destaquen por hacer uso de la herramienta del acceso a la información.

La tarea de los medios deberá cumplir con una misión informativa seria, responsable, equilibrada, imparcial y sobre todo honesta. De gran valor es el exhorto de la maestra María Zazueta y Zazueta, pionera del periodismo sinaloense, quien considera “que la unidad del gremio es una regla que no debe ponerse en riesgo, pues la práctica de lo contrario conduce a la devaluación del propio sector de comunicadores y periodistas”.

Otro punto a destacar es la necesidad de que las escuelas de comunicación y periodismo, que desde los 80 proliferan en Sinaloa, busquen una formación profesional más competente acorde a los tiempos actuales.

Medios electrónicos
Culiacán cuenta con 15 estaciones de radio, siete en FM y el resto en banda de AM, es oportuno decirlo, la estación más reciente es XHGES 94.5 FM “Radio Sinaloa”, permiso concedido por la SCT al gobierno del estado. El ejercicio del periodismo radiofónico no llena las expectativas de la sociedad. La información es tendenciosa, oficiosa y alejada casi en todos los casos de la triangulación de los entes que regulan o permiten la objetividad e imparcialidad.

La improvisación y falta de conocimiento sobre los propósitos de las estaciones de radio es característica de la mayoría de reporteros y periodistas, pues enfocan sus labores a llevar audios y reportes de fuentes oficiales en lugar de investigar. En Sinaloa existe un antecedente histórico para la radiodifusión, nos referimos a la iniciativa que promovió Francisco Labastida Ochoa, referente a la prohibición de difusión de corridos alusivos a la violencia y narcotráfico, hasta la fecha los radiodifusores han respetado esta propuesta.

Es lamentable que las barras programáticas de las estaciones de radio se encuentren envueltas con el lucro comercial y político. En una sociedad como la de Culiacán donde la narco-cultura y la violencia acechan a la sociedad, se requieren campañas estratégicas que contrarresten estas influencias nocivas.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación