Recomendamos: El eterno viajero, por Cristina Pacheco

etcétera

04 de febrero 2014

00:00



Para suplir nuestras interminables conversaciones, siempre que te ibas de viaje nos llamábamos y nos escribíamos cartas. Las hojas de papel nunca bastaban para que nos dijéramos lo que nos sucedía, a ti en un ambiente nuevo y a mí en el que conoces de sobra porque lo hicimos juntos. Por más cuidadosos que fuéramos siempre se nos olvidaba registrar algo.

http://www.jornada.unam.mx/2014/02/02/opinion/015o1pol

Comentarios

Hay 1 comentario en este artículo


Todos los comentarios estan sujetos a revisión, favor de verificar Términos y Condiciones

María Miranda

05 de febrero 2014 03:10:49

México

Sra. Pacheco gracias por compartir este asta luego y el colibrí