viernes 24 de octubre del 2014 / 06:57 Hrs.

La fusión de las secretarías de Defensa Nacional y Marina: factible pero...

27 de noviembre, 2009
María Cristina Rosas

En la mayor parte de los países del mundo, existe un Estado Mayor Conjunto a cuyo amparo operan el ejército, la fuerza aérea y la marina. En la inmensa mayoría de los casos, el titular es un civil. Por lo tanto, el rumor que desde ayer circula en diversos medios, en el sentido de fusionar a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) con la Secretaría de Marina (SEMAR), tiene sentido.

Sin embargo, los argumentos esgrimidos para justificar dicha fusión son cuestionables. El General Guillermo Galván Galván, titular de la SEDENA, aparentemente reveló ante senadores, la existencia de un plan de fusión con el propósito de tener una mejor coordinación en el combate del crimen organizado (véase la nota de El Universal en http://www.eluniversal.com.mx/nacion/173238.html)

El tema de la fusión de las dos dependencias no es nuevo. De hecho existe una intensa cooperación entre ambas dependencias, por ejemplo, en materia de adquisiciones -coordinadas por la SEDENA-; la ampliamente conocida coordinación entre los dos estados mayores; la fabricación de uniformes -también coordinada por la SEDENA-; el traspaso de embarcaciones pequeñas de la SEDENA a la SEMAR; el adiestramiento de personal de IM FUSPAR como instructores y en prácticas de paracaidismo; las labores de mantenimiento del armamento naval; la participación de la SEMAR en la fabricación del fusil de asalto Xihuacóatl –serpiente de fuego-o FX 05; etcétera.

Sin embargo, además del tema de una mejor coordinación para combatir al crimen organizado, la otra razón que subyace a la fusión es presupuestal. Como se ha dicho: siempre será más barata una sola dependencia que dos. Dicho esto, hay que entender que para tomar una decisión de esta envergadura se requiere una planeación estratégica que haga una valoración del papel de las fuerzas armadas para salvaguardar la seguridad nacional y las necesidades que de ahí se puedan derivar. Por ello, en el espíritu del debate que la sociedad civil mexicana debe tener en torno a un hecho de esta magnitud, se proponen, a continuación, algunos temas a ponderar:

1. Las fuerzas armadas mexicanas son garantes de la seguridad nacional. Sin embargo, por razones muy conocidas, están inmersas en tareas de seguridad pública, prácticamente de manera permanente. Si bien la Constitución mexicana tiene previsto que las fuerzas armadas auxilien en tareas de seguridad pública, se trata de una encomienda que así como tuvo un principio, debe tener un final. Hay ciudades y estados de la República Mexicana en que las fuerzas armadas prácticamente están a cargo hasta de las tareas más cotidianas y elementales de la vida de la sociedad. Eso tiene que cambiar y empieza por el desarrollo de un proyecto de nación, y a continuación, del diseño de la estrategia de seguridad nacional y de seguridad pública, en términos de su consecución y de los medios para lograrlas en el mediano y largo plazos.

2. Gran parte del presupuesto que reciben las fuerzas armadas se destina a salarios y pensiones. Queda muy poco para capacitación y equipamiento. Para modernizarse y estar a la altura de los imperativos en materia de seguridad, es necesario, por una parte, mejorar las percepciones salariales, en todos los niveles, de las fuerzas armadas, e incrementar las partidas presupuestales correspondientes a investigación y desarrollo, y equipo.

3. Relacionado con lo anterior está el tema de la optimización de los recursos financieros que en una época de crisis como la actual, siempre será invocada para justificarlo todo. Si la idea es ahorrar, no se debe partir de que la fusión entre la SEDENA y la SEMAR será para automáticamente quitarle recursos a una o a las dos dependencias, sólo por la premisa de no gastar más. El proceso, en todo caso, debería ser paulatino y tendría que guiarse en términos de que las fuerzas armadas puedan desarrollar cabalmente sus tareas incluyendo la preparación y los insumos necesarios.

4. Generalmente, cuando se habla de fusiones, el énfasis está puesto en la SEDENA y la SEMAR, dejando de lado a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), la cual forma parte de la SEDENA y con muchos problemas por cierto. Baste mencionar que los miembros de la fuerza aérea tradicionalmente han gozado de niveles de educación y capacitación más altos que los soldados, lo que siempre ha dado lugar a fricciones. El titular de la SEDENA suele ser un general, mientras que la FAM rara vez produce titulares en esa dependencia. Aun cuando esta situación ha ido mejorando lentamente –profesionalizando a los soldados, por ejemplo-, en los planes de fusión debe elevarse el perfil de la FAM. Para contar con genuinas fuerzas armadas, los tres ramos importan: ejército, fuerza aérea y marina.

5. Las fuerzas armadas mexicanas tienen niveles de deserción espeluznantes. Parte del problema estriba en los salarios y el valor y reconocimiento que la sociedad le prodiga a las fuerzas armadas. En Estados Unidos, por ejemplo, la sociedad respeta, admira y honra a sus fuerzas armadas. Hace algunas semanas esta autora, en Washington, invitada a una cena por un oficial del ejército de aquella nación, presenció algo extraño desde la óptica mexicana: antes de retirarse del restaurante, una pareja que había cenado en una mesa aledaña pidió pagar la cuenta del oficial del ejército. Éste comentó que esa es una práctica común en toda la Unión Americana. Un tema vinculado con lo anterior es que numerosas personas que han formado parte de las fuerzas armadas mexicanas optan por prestar sus servicios en empresas de seguridad privada, especialmente porque las percepciones salariales son más promisorias. Otro tema que se deriva de lo expuesto es que hay miembros de las fuerzas armadas que han pasado a engrosar las filas del crimen organizado, muy posiblemente porque en términos de ingresos, les resulta más atractivo. Todos estos problemas deben abordarse en el diseño del proyecto de nación.

6. La fusión de la SEDENA y la SEMAR no es algo sencillo. En una nueva secretaría de Estado, quien mayor peso tendría sería la SEDENA sobre la SEMAR, debido al número de efectivos que posee la primera. Esto podría generar serios problemas al sentirse la Marina-Armada de México, desplazada o despojada del estatus del que hasta ahora goza. En otras palabras: en una fusión se debería garantizar el reconocimiento, peso e importancia a cada instancia, incluyendo también a la FAM.

7. En un proyecto de nación, tan importante es la seguridad nacional como la seguridad internacional. No se puede apostar a un diseño de proyecto de nación al margen de los acontecimientos e imperativos internacionales. En ese tenor, sería importante avanzar en el debate a nivel interno, respecto a la posible participación de México en las operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas con efectivos militares. En torno a este tema, igual que en otros ya citados, hay dos problemas: primero, la falta de consenso entre la SEDENA y la SEMAR; y también el hecho de que en las operaciones de mantenimiento de la paz lo que más se requiere son soldados y es quizá en la SEDENA donde más objeciones se tienen al respecto.

8. A la hora de ponderar la fusión de la SEDENA y la SEMAR, la posibilidad de que el/la titular de la nueva dependencia sea un civil, debe ser ponderada. México y Guatemala –y posiblemente un par de países más- son los únicos en el mundo donde el titular de la SEDENA es un militar. En todos los demás casos son civiles y no sólo hombres -ahí está el caso de la actual Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien previamente fue Secretaria de la Defensa. Sin embargo, los criterios para su elección y designación deberían contemplar no sólo su experiencia y conocimientos amplios de las fuerzas armadas, sino su entendimiento con ellas, de manera que se garantice la cooperación de éstas con el nuevo titular. Es verdad que el jefe de las fuerzas armadas mexicanas es el Presidente de la República –civil. Pero otra cosa muy diferente es colocar a un civil a cargo de la SEDENA, la SEMAR o ambas en una hipotética nueva secretaría, sin hacer sentir a los militares que se está invadiendo una de las “parcelas” que tradicionalmente han tenido.

Como se ve, es un tema complejo y que debe dejar la secrecía y el rumor para debatirse a todos los niveles en función del México que la sociedad merece tener ahora y en los años por venir. Por eso, el argumento de fusionar a la SEDENA y la SEMAR no puede ser exclusivamente la falta de recursos presupuestales, ni la “coordinación” para enfrentar al crimen organizado.

Hay 5 comentarios en este artículo



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación

Angel Ramos

2009-12-04 09:33:28

México

Yo espero que esa iniciativa no prospere. Como Capitán de Navío doy fe de que todo lo que dice el artículo es cierto y que a nosotros en la Armada nos dejaría muy desprotegidos una iniciativa de esas naturaleza. Mejor dejar las cosas como están, pero eso sí, que mejoren nuestros salarios y prestaciones y nos capaciten más

Gabriel Mendoza

2009-12-01 22:20:37

Argentina

Soy policía en la ciudad de Buenos Aires y desconocía lo que se comenta en el artículo. Sé que a diferencia de nosotros, donde la fuerzas armadas estuvieron involucradas en guerras sucias y ataques contra la población, México tiene FFAA más inofensivas, auqneu tengo un amigo exicano que siempre me habla de la brutalidad del 68. Solo quería decir que el tema de la profesionalizacioón de los cuerpos de seguridad es muy importante y que en la curricula hay que incluir, y es infaltable, capacitación en derechos humanos para que aasí la FFAA se asuman como lo que son, parte de la sociedad, a la que debe cuidar y proteger. No conocía su revista pero veo que trata temas muy diversos y los felicito. Prometo visitarlos con frecuencia. Y abusando: ¿cómo ven ustedes a nuestra presidenta?

Capitan Federico Valtierra

2009-12-01 08:41:26

Chile

Buen dia a mis amigos mexicanos. Siempre me ha causado curiosidad la existencia de un estado mayor dividido entre Ejército, Marina y Fuerza Aerea aunque por lo que leo la Fuerza Aérea sí está integrada a al EJército. El artículo me aclaró la razón de esta dividión y estoy completamente de acuerdo en que si primero no se valora apropiadamente a cada componente de las FFAA mexicanas, Mëxico, y perdón que se los diga, nunca tendrá un verdadero Ejército. Saludos desde Chile

Carlos

2009-11-30 20:30:11

México

Tema muy importante sin duda,abordado por las autoridades mal,como todo.Yo soy Almirante retirado y el debate sobre la fusion es muy longevo y las razones ya estan perfectamente explicadas en el articulo.Me da tristeza ver la manera tan poco profesional en que se aborda el presente y el futuro de instituciones que tienen servicio civil de carrera a diferencia del resto de la admnistracion publica,con excepcion calro esta de la cancilleria.Todos son unos improvisados y como improvisados que son quieren inventar el hilo negro.Que triste presente y que futuro mas terrible para nuestros hijos y nietos.

Capitán Urquidi

2009-11-27 18:27:40

méxico

Gracias, muchas gracias, yo soy capitán de la fuerza aérea mexicana y me veo obligado a escudarme en el anonimato porque sé que mi general galván no estará de acuerdo ni con este artículo ni con lo que yo pienso, pero nunca NADIE se había preocupado por la fuerza aérea mexicana ni por darnos nuestro lugar, y me da gusto que sea maría cristina, una mujer que conoce realmente de estos temas, quien salga al quite. Gracias también a nombre de mis compañeros quienes hemos sido discriminados históricamente por tener mayor valor como capital humano que los soldados pero esa no es nuestra culpa, es producto de la mala planeación, como todo lo que se hace en este país. Yo me atrevería a proponer que antes de discutir la fusión SEDENA-SEMAR se revalore la relación entre la FAM y la SEDENA y se deje de discriminarnos por situaciones absurdas. De verdad, muchísimas gracias por este soberbio artículo y sobre todo por el momento tan oportuno en que aparece