Periodista
lislas@etcetera.com.mx



La guerra mediática: perdida

Laura Islas Reyes

Luis Torres Albarrán

01 de noviembre 2008

00:00

Foto: Reuters

A principio de su administración, el presidente Felipe Calderón anunció que su gobierno le declaraba la guerra al narcotráfico y dio a conocer una serie de medidas al respecto, destacando la movilización de fuerzas militares a las entidades con mayor presencia del crimen organizado.

Al paso de los meses, el conflicto también se ha desarrollado en un frente mediático; en ambos casos, el gobierno no las ha tenido consigo, mientras que los delincuentes han conseguido uno de sus principales objetivos: atemorizar a la sociedad y evidenciar el fracaso de las autoridades.

Durante los últimos meses, el crimen organizado ha desplegado una estrategia mediática que ha resultado muy efectiva, al enviar a la población un mensaje de terror e intimidación. Actos tan espectaculares por sí mismos, como ejecuciones masivas con extrema violencia, la colocación simultánea de mantas en varias ciudades del país, así como ataques a la población civil, cumplen con el cometido de dejar ver que en la guerra que el Estado le declaró al narcotráfico, es éste quien va ganando, y lo está haciendo con una amplia ventaja.

Los delincuentes han aprovechado la ineptitud de las autoridades y han conseguido posicionarse muy por encima de los múltiples spots gubernamentales que hablan sobre decomisos millonarios y aparatosas detenciones: la estrategia de comunicación del gobierno no ha sido más que un fiel reflejo de su pobre accionar en el combate a la inseguridad y la incapacidad para hacer frente a la crisis que se vive en la materia.

No le falta raz ón al presidente Felipe Calderón cuando ha dicho que la guerra contra la delincuencia también tiene un frente mediático.

Foto: Presidencia de la República

En su edición del 16 de octubre, Milenio Diario reseña un documento elaborado por la Secretaría de Seguridad Pública, en el cual se expone como el gobierno federal ha seguido la pista desde 2007 a la estrategia de los delincuentes. Dicho reporte que consta de siete diapositivas en Power Point recupera algunos eventos que marcan el inicio de dicho proceso.

Así, el reporte recuerda como el 1 de diciembre de 2005, el diario estadounidense The Dallas Morning News da a conocer un video en el que se puede ver la ejecución de una persona, presuntamente un integrante de los Zetas. La SSP menciona también algunos otros casos de videos de este tipo, pero con una mayor postproducción que incluyó la utilización de rótulos (o super) y cortinillas, que fueron difundidos a través de YouTube.

Estos materiales que aún suelen ser enviados a los medios, y que hasta ahora no han tenido mayor eco son un muestra clara de lo que la propia autoridad reconoce como la Estrategia mediática de las organizaciones criminales; el análisis de la SSP menciona otro caso que muestra esta situación: El 27 de marzo fueron abandonados dos cadáveres a las puertas de la televisora local de Televisa en el Puerto de Veracruz.

Dos días después, fue entregado a TV Azteca, un video de las dos víctimas antes de que fueran asesinadas.

La dependencia concluye que la delincuencia organizada busca generar la percepción pública de una escalada de violencia como repuesta a la ofensiva del Gobierno Federal.

Dicha estrategia consiste, según la Secretaría de Seguridad Pública federal, en acciones de alto impacto de corte terrorista para intimidar a grupos rivales, atemorizar a la sociedad e inhibir la acción de la autoridad; teniendo como objetivo: Obligar a un repliegue y así ganar espacios de impunidad (y buscar) base social por intimidación y miedo.

Más allá de compartir o no el diagnóstico, en el sentido de que la ascendente espiral de violencia que azota al país desde hace meses es producto de la ofensiva del gobierno federal, es un hecho que los criminales buscan atemorizar a la sociedad. El atentado que tuvo lugar en Morelia y el posterior asesinato del locutor Alejandro Fonseca mientras colocaba una manta contra el secuestro, son dos de los episodios que evidencian claramente este propósito. Y lo mismo sucede con la ejecución de 24 personas, cuyos cadáveres fueron encontrados en La Marquesa, que (hasta el cierre de esta edición y según lo informado por las autoridades) no tenían nexo alguno con el crimen organizado.

Temas relacionados

  1. La guerra mediática: perdida
  2. Aborto: otra guerra perdida
  3. La década perdida de la política mexicana
  4. En medio de la guerra, Bashar al-Asad hace turismo mediático con Alepo
  5. Cobertura mediática de la violencia
  6. Cobertura mediática de la violencia

Comentarios

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario


Todos los comentarios estan sujetos a revisión, favor de verificar Términos y Condiciones