etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

miércoles 23 de julio del 2014 / 02:24 Hrs.

Lady Senado: ese es el nivel

30 de mayo, 2013
Rubén Cortés

Lady Senado, cuyo nombre real es Luz María Beristáin y es senadora del PRD por Quintana Roo, perdió ayer muchas oportunidades de quedarse callada en su ofuscación de justificar el trato preferente que exigió a la aerolínea VivaAerobús.

Habría hecho mejor en disculparse y punto. Al explayarse demostró pobreza del lenguaje, enclenque nivel de instrucción y fatuidad personal. Mantuvo la prepotencia que ante la empleada de la aerolínea aérea y ello provocó que se conociera mucho más de su persona.

Ahora se sabe que ha llegado a dormir al Senado, por fotografías que la muestran acurrucada en su curul, cubierta con una cobija. Y eso, cuando va,  pues sólo asistió a 11 de 48 sesiones y únicamente presentó dos iniciativas.

También que es racista. Antes había insultado a una mujer policía que la multó por no traer tarjeta de circulación mientras manejaba: “Vergüenza te debería de ser policía y mujer, no mereces ni ser mexicana, pobrecita, a cambio de llevar un pan a tu casa, mira lo que haces”.

Pero, veamos más:

—Para ser lo que ella misma define “como autoridad que soy obviamente”, no se le puede negar que sabe hablar. Sin embargo, no sabe usar las palabras. “Lamento haber sobre reactuado (sic)”, le dijo ayer a López Dóriga en radio.

—Para ser lo que ella misma definió a la empleada como “tu representante ante la más alta tribuna del país”, está poco informada. Dijo que VivaAerobús es una empresa norteamericana, cuando es una empresa con mayoría de capital mexicano.

—Para ser lo que ella misma definió como “una autoridad moral porque gané 200 mil votos”, no tuvo autoridad moral para disculparse a secas, humildemente, y se extravió en una mezcolanza de acusaciones contra terceros que pareció el discurso de una lunática.

En lugar de hacer gala de la elegancia política que debe mostrar una senadora y ofrecer una sincera disculpa, acusó a “los malos servicios financieros, de telecomunicaciones, los monopolios y duopolios, la aeronáutica, el avión de tres mil 900 millones de pesos…”

Sin embargo, es destacable que cuando murió Hugo Chávez si se esmeró en parecer instruida. En su perfil de Facebook escribió: “Tu legado quedara (sic) hasta la eternidad en todos los corazones y memoria de todos las mujeres y hombres grandes de este continente tuyo”.

No se cuidó así al referirse a la empleada de VivaAerobús. Sobre todo en el momento en que la secunda su acompañante, quien grita “que chingue a su madre VivaAerobús, tercermundistas”, mientras ella pregunta: “¿Dónde estudiaste?”

Ah, pero eso sí: ayer cada vez que pudo, Lady Senado dijo que hoy aceptará recibir al personal de VivaAerobús: “Los voy a escuchar y eventualmente por qué no, aceptarles una disculpa”.

Este artículo fue publicado en La Razón el 30 de mayo de 2013, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página web.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación