etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

sábado 19 de abril del 2014 / 19:40 Hrs.

Venezuela después de Chávez

06 de marzo, 2013
María Cristina Rosas

¡Pobre Venezuela! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de… la esquizofrenia política! Cierto es que la última vez que el país sudamericano y caribeño tuvo un golpe de Estado –claro, a posteriori se produjeron intentonas- fue en 1958, de la mano de Wolfgang Larrazábal, quien derrocó al gobierno de Marcos Pérez Jiménez. También es verdad que Venezuela ha tenido políticos destacados tanto de izquierda como de derecha, como el llamado padre de la democracia venezolana, Rómulo Betancourt, o bien, en el extremo contrario, Rafael Caldera. Pero cuando se piensa, por ejemplo, en Carlos Andrés Pérez, el único mandatario en la historia del país en ser destituido por una acción judicial en razón de las corruptelas y fraudes en torno a los que se demostró su participación –lo que, por cierto, lo llevó a la cárcel-, no se puede sino lamentar que una nación llamada a ser próspera y líder regional, esté tan polarizada y, sobre todo, que sea tan mal administrada. En este sentido, la Venezuela que heredó Chávez en 1999 enfrentaba serios desafíos. A 14 años de distancia, muchos de esos desafíos se mantienen, en tanto que otros fueron enfrentados, en ocasiones, con buenos resultados. Siempre será difícil hacer una evaluación objetiva de la gestión de Hugo Chávez, pero quizá un punto de partida debería ser aquella frase de “por sus obras lo conoceréis.”

Cuando Hugo Chávez llegó a la presidencia por la vía de las urnas en 1999 -por cierto, tras los desatinos de Carlos Andrés Pérez, quien, al salir de la cárcel se autoexilió primero en la República Dominicana y luego en Estados Unidos, donde falleció-, Venezuela se encontraba en una terrible crisis económica. En el transcurso de la primera década del siglo XXI, la situación económica tuvo altibajos, porque si bien le benefició al país el incremento en los precios internacionales de los hidrocarburos, a nivel interno la inestabilidad política y la parálisis de actividades económicas clave –por ejemplo, de la paraestatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), llevaron a que cayera el producto interno bruto (PIB) de manera dramática en 2003. En años subsecuentes, el desempeño del PIB mejoró, llegando a producirse tasas de crecimiento de hasta dos dígitos en 2004 y 2005. Empero, hacia 2007, la inflación llegó a ser la más alta de América Latina (22. 5 por ciento) y no sido posible revertirla -en 2008 fue del 30. 9 por ciento y en 2012 rondaba el 20 por ciento-, lo que, sin embargo, no ha tenido el efecto catastrófico que se esperaría en la calidad de vida de la población. ¿Por qué?

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Venezuela se ubica en la 73ª posición (desarrollo humano alto), respecto a 187 países evaluados en 2011 en términos de desarrollo humano y a nivel latinoamericano, supera a Jamaica (80ª posición); Perú (81ª); Dominica (82ª); Santa Lucía (83ª); Ecuador (84ª); Brasil (85ª); San Vicente y las Granadinas (86ª) y a su vecina Colombia (87ª).

Algo que hasta los detractores de Hugo Chávez reconocen es que él hizo de la lucha contra la pobreza una prioridad a lo largo de sus 14 años al frente del ejecutivo. Por supuesto que hay quienes cuestionan la veracidad de esta afirmación. Sin embargo, los indicadores del PNUD, más las valoraciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), proveen elementos que sugieren que al menos en términos del aumento en la esperanza de vida y la escolaridad, Venezuela mejoró considerablemente en los pasados 14 años. Así, mientras que en 1980 la esperanza de vida en el país sudamericano y caribeño era de 68. 2 años, en el 2011 había aumentado a 74. 4 años. En términos de escolaridad, en 1980, los venezolanos iban a las aulas, en promedio, por 10 años, mientras que en 2011 el incremento fue sustancial al pasar a 14. 2 años.

Los indicadores económicos también son importantes para entender ese antes y después que le ha significado a Venezuela la administración de Hugo Chávez. En sus primeros 10 años de gobierno, la economía de Venezuela creció a razón de una tasa de 4. 3 por ciento. Es cierto que estas cifras revelan una mejora en la salud económica de la nación, pero que son datos por debajo de la media imperante en la región. Claro que como bien explican Mark Weisbrot, Rebecca Lay y Luis Sandoval en un estudio publicado en febrero de 2009 por el Center for Economic and Policy Research con sede en Washington, es injusto analizar el desempeño de Chávez en su primera década como gobernante, dado que no logró el control de Petróleos de Venezuela (PDVSA) sino hasta 2003. Este es un dato importante, porque previamente la empresa era administrada por adversarios políticos de Chávez, quienes empleaban una parte considerable de la riqueza que ese consorcio les generaba, para debilitar al controvertido mandatario. Para ese momento, PDVSA generaba la mitad de los ingresos del país, y representaba el 80 por ciento del total de sus exportaciones. Los autores del estudio referido señalan, por tanto, que es más correcto analizar el desempeño económico de la economía del país a partir de 2003, lo que revela que entre ese año y 2008, la tasa de crecimiento anual fue del 13. 5 por ciento. Este es un hallazgo controvertido porque sugiere que cuando el gobierno tomó el control de PDVSA, fue que se produjo la expansión de la economía –esta afirmación disgusta a diversos economistas que apoyan la doctrina del Estado mínimo.

Sin embargo, lo más interesante es que fue el sector no petrolero el principal responsable del crecimiento económico del país, dado que tuvo un desempeño más dinámico que el de los hidrocarburos.

Algo que han denunciado los opositores a Chávez es que bajo su mandato el sector público creció de manera desmedida. Esto es cierto, pero lo que no se menciona es que el sector privado creció aun más. Así, los ramos de la economía más dinámicos han sido el financiero y de los seguros, el de la construcción, el de servicios, transporte y almacenamiento, el de las comunicaciones y el manufacturero.

Tomando en cuenta lo expuesto, el que Chávez haya tenido éxito en el combate de la pobreza y en el aumento de la calidad de vida de la población se explica, sí, por el crecimiento y la expansión de la economía, pero también por las medidas distributivas puestas en marcha a lo largo de su gobierno. De hecho, entre 1998 y 2006 se observa un incremento en un 300 por ciento del gasto social por persona. Asimismo, el número de médicos y profesionales de la salud en el sector público creció 12 veces entre 1999 y 2007, lo que posibilitó que muchos venezolanos pudieran contar con servicios de salud de los que carecían previamente. El acceso a la educación superior, también mejoró y la tasa de inscritos se duplicó entre 1999-2000 y 2007-2008. Incluso los mercados laborales presenciaron el declive del desempleo en el mismo decenio analizado.

Hay 4 comentarios en este artículo



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación

Dr. Antonio Lozano

2013-03-06 16:02:40

México

Estimado Marco levario Turcott, director de la revista \"Etcétera\": Quiero felicitarlo muy cumplidamente por este artículo de nuestra querida e insigne universitaria la Dra. Rosas, quien acaba de hacer gala de elegancia y diplomacia, además de la serenidad para hacer una valoración desapasionada sobre un personaje muy controvertido, pero de gran importancia para nuestra región. Me fascina el tono del artículo, su desarrollo, los datos duros que provee y sus propuestas. El Presidente mexicano viajará al funeral de estado de Chávez, como compete en estos casos. No me imagino lo que habría sucedido si esto hubiera ocurrido durante los gobiernos de Fox o de Calderón. Seguramente le habrían hecho la grosería al pueblo de Venezuela de no mandar a ningún representante. Lo felicito a usted y a su genial colaboradora. Este es el mejor artículo escrito posiblemente en toda Hispanoamérica sobre Chávez. Reciban un afectuoso saludo ambos.

Mariane Estefan

2013-03-06 15:54:32

mx

pues por lo pronto los asesores del copetón ya leyeron su artículo doctora y el mismísimo gavioto viajará a Venezuela a las exequias de Chávez para enmendar el camino, poner en ridículo (¿más?) al PAN y fortalecer los lazos y el liderazgo en América Latina. ¡Vientos doctora!

Mario Duarte Villarello

2013-03-06 11:01:20

DF

¡Excelente artículo! Y se abre el debate sobre cómo quedará el equilibrio de fuerzas (e influencias) en la región. Saludos.

Gabriel Mendoza

2013-03-06 10:51:43

Argentina

Sobrio y estupendo ensayo.Acá nuestra Presidenta se desplazó a Venezuela porque Chávez era un aliado político de Cristina y no sabemos en qué va a parar todo.Duro golpe para la izquierda latinoamericana e incertidumbre para muchos países que estrecharon los lazos con Chavez en su mandato.Deseo de corazón que mejoren las relaciones entre México y Venezuea y entre nuestros pueblos en general.Saludos