etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

martes 22 de julio del 2014 / 04:14 Hrs.

Tv digital y canales libres

16 de octubre, 2009
Gabriel Sosa Plata

Cada vez adquiere más fuerza la versión en el gobierno de que el próximo año sí habrá licitaciones de frecuencias de tv abierta que podrían ampliar la oferta de canales en las principales ciudades del país y mejorar la competencia en el sector

 

El presidente Calderón y su equipo parecen seguir adelante con una decisión que debiera ser técnica y económica, pero que, todos sabemos, tiene una carga política importante por los intereses que están en juego.

Para las ciudades en las que no caben más canales analógicos por la imprescindible necesidad de separar canales en operación para evitar interferencias (en el caso de la banda UHF esta separación es de 6 canales), la única opción será licitar canales digitales. Mercado clave por la inversión publicitaria, su influencia política y televidentes potenciales, es el del D.F., donde hay espectro suficiente para la operación de una decena de canales digitales más de 6 mhz cada uno, como precisaremos a continuación.

La competencia de la tv se desarrollará fundamentalmente en la banda UHF, que es donde ya operan los canales analógicos 22, 28, 34 y 40, de Tv Metropolitana, Cía. Internacional de Radio y Televisión (Cadena 3), el gobierno del Estado de México (Tv Mexiquense) y Televisora del Valle de México (Proyecto 40), respectivamente.

También en esa banda, por un extraño acuerdo publicado por el gobierno de Carlos Salinas en julio de 1993, están concesionados los canales 46 y 52 para servicios de tv restringida. El primero, a Cablevisión, y el segundo a Multivisión.

Por el acuerdo de televisión digital terrestre, publicado el 2 de julio de 2004, se han asignado “canales espejo” a los operadores de canales analógicos. En los “canales espejo” se debe retransmitir, en digital, la programación de los canales analógicos. El apagón analógico está previsto para el año 2021, pero en la SCT se estudia la posibilidad de acortar este periodo, lo cual es una buena noticia.

Mientras esto ocurre, desde la publicación del acuerdo se han otorgado los “canales espejo” 23, 24, 25, 26, 27, 44, 48, 49 y 50 a los canales analógicos 2, 4, 5 y 9 de Televisa; 7, 13 y 40 de Televisión Azteca, así como a los canales 22 y 28. La UNAM también tiene permisionado el canal 20, mientras que el canal 37 está reservado para radioastronomía.

De igual manera han sido reservados otros dos “canales espejo”, uno al IPN (Canal 11) y el otro a Tv Mexiquense (canal 34).

Si hacemos un recuento de lo descrito, nos quedarían alrededor de unos 14 canales, pero de éstos debemos restar a los que presumiblemente se les entregarán al Congreso de la Unión (Canal del Congreso), al Gobierno del D.F. (canal 21) y a la Universidad Autónoma Metropolitana, una vez que la Secretaría de Gobernación otorgue su visto bueno para continuar con los trámites que llevaron a cabo dichos entes.

Si las cuentas son correctas, habría unos 11 canales libres de explotar y algunos para próximas licitaciones si se considera el universo que va de los canales 20 al 52. Aunque la banda para uso de tv en UHF es más amplia, México reservó a partir del canal 52 para nuevos servicios convergentes, con base en un acuerdo en la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

En conclusión: sí hay espectro para nuevos operadores en el D.F., con los que se podría trabajar para construir una tercera cadena nacional y/o redes regionales. Si a esto agregamos la posibilidad tecnológica del multiplex (varias señales en un mismo canal) la cantidad (no sabemos si la calidad) de oferta aumentaría considerablemente.

CASO UNEFON

Dos días antes de que culminara el sexenio de Vicente Fox, funcionarios de la SCT gestionaron el pago por 550 millones de pesos por concepto de devolución de impuestos cobrados a la empresa Sistemas Profesionales de Comunicación, S.A. de C.V., conocida actualmente como Unefon.

El polémico caso, como se recordará, llegó incluso a la Auditoría Superior de la Federación, pero fue la Secretaría de la Función Pública (SFP) la que abrió un expediente para analizar si hubo o no alguna irregularidad en el proceder del exsubsecretario de Comunicaciones, Jorge Álvarez Hoth, y otros exfuncionarios.

A fines del próximo mes de noviembre se cumplen tres años del hecho y, hasta ahora, la SFP no ha dado a conocer los resultados de su investigación y resolución. El problema es que si la dependencia que encabeza Salvador Vega no actúa, el caso prescribirá, según lo dispuesto en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

Si los ex funcionarios actuaron legalmente, qué bueno; pero ¿y si no? ¿quién pagará los “platos rotos” de una irresponsabilidad administrativa que implicó una merma de las arcas públicas?

 

Este texto fue publicado el 16 de octubre en El Universal. Agradecemos al autor su autorización para reproducirlo en nuestra página Web.

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación