etcétera. Revista sobre medios de comunicación y periodismo

miércoles 23 de abril del 2014 / 21:48 Hrs.

Niñas, esposas musulmanas

07 de agosto, 2012
Ruth Esparza Carvajal

En pleno siglo XXI hay historias que todavía indignan. "Tradiciones culturales" abusivas que anulan la voluntad de la mujer y todos sus derechos como personas subsisten en muchos pueblos. Parece increíble que una de las notas de esta olimpiada sea que por primera vez en la historia de estos juegos, todas las delegaciones tienen mujeres participantes. Cubiertas de pies a cabeza durante las competencias, pero al fin, con derecho a asistir por fin a Londres 2012.

Y sí, el día de hoy, en CNN se publica una nota sobre las bodas de las niñas-novias en los países musulmanes, en el recuadro aparece la fotografia de una niña de 11 años en su boda con un hombre de 40. Ella quería seguir estudiando, dice la nota, pero se tuvo que casar. Claro, eso ella no lo decidió, lo decidieron por ella.

Ahí mismo reseñan esta historia: "Tehani no sabía que se estaba casando, hasta la noche de bodas. En aquel momento ella tenía seis años de edad." Vaya tradiciones que atentan no solo contra la infancia de estas pequeñas, sino incluso contra su salud, ya que a esa edad una noche de bodas con una hombre mayor puede ser fatal. Son tradiciones en todos sentidos abusivas e injustas, ante las cuales es difícl quedarse callados, pero más difícil es lograr erradicarlas.

Esta nota me recordó a un empresario norteamericano que hace aproximadamente 20 años se dedicaba al desarrollo de programas para base de datos, un profesional del primer mundo que admiraba mucho la cultura de la India, incluso desde niño aprendió a  tocar la cítara. Esa admiración lo llevó a montar parte de su empresa, para el desarrollo de estos programas, en ese país, donde hay gente especializada y claro, además, a bajo costo, lo cual lo hace más rentable. Pero no quedó ahí la admiración, además se compró una esposa, sí como se lee. La escogió en un catálogo, luego la fue a conocer y finalmente arregló la compra venta con su padre para el matrimonio. Él afirmaba que la amaba.

Como esta, tantas más, incluso aquí en México, en donde hay estados en los que si un hombre viola a una mujer y repara su falta casándose con ella, no hay delito que perseguir. Es decir, violada y casada con el violador y todo en orden, el honor reparado.

La fotografa del artículo de CNN dice al final:  "Es una práctica tradicional dañina que está cambiando poco a poco. Solo queremos que cambie todavía más rápido”. ¡Sí, eso queremos!

Hay 0 comentarios en este artículo
Sé el primero en agregar un comentario



Nombre:


E-mail:
Ciudad:
País:
Comentarios:
Código:
Ingrese los números que ve a continuación
Leí y acepto los términos del reglamento de participación